El Espectador le explica: Michigan certifica la victoria de Biden, ¿qué le queda a Trump?

Noticias destacadas de El Mundo

Con el reconocimiento de la junta electoral de Michigan de la victoria de Joe Biden, se cierran las opciones legales para que el presidente de Estados Unidos siga peleando el resultado de la carrera presidencial del 3 de noviembre. ¿Por qué no acepta ya la derrota?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, debería ya reconocer el triunfo de su rival demócrata, Joe Biden, en las elecciones del pasado 3 de noviembre. El problema con la negativa de Trump no sólo es la incertidumbre sino que no se ha podido comenzar la transición.

“Creemos que la negativa del presidente Trump a admitir (la derrota en) las elecciones y permitir una transición ordenada constituye una seria amenaza para el proceso democrático de Estados Unidos y para nuestra seguridad nacional”, dijeron 106 exaltos funcionarios de seguridad nacional que trabajaron en el Congreso o en las administraciones republicanas de los presidentes Ronald Reagan (1981-1989), George H.W. Bush (1989-1993), George W. Bush (2001-2009) y en la de Trump.

Ver más: Este será el equipo de Joe Biden para diplomacia y seguridad nacional

Entre ellos hay figuras como el exsecretario de Seguridad Nacional Tom Ridge, el exdirector nacional de Inteligencia John Negroponte, o el exdirector de la CIA Michael Hayden.

Con su postura, Trump tiene bloqueado el proceso de transición, impidiendo al equipo de Biden ponerse al día de la situación en temas de seguridad nacional para establecer sus prioridades.

¿Cómo están las cuentas?

La estrategia legal de la campaña de Trump ha perdido casos de demandas en Pensilvania, Michigan, Georgia, Nevada y Arizona. El domingo recibió su último golpe electoral cuando un juez desestimó la única demanda que le quedaba activa en Pensilvania. Un juez determinó que los condados de ese estado tienen vía libre para certificar el resultado de las elecciones, para lo que este lunes se cumple el plazo límite, y confirmar así como ganador del territorio al presidente electo, Joe Biden.

Sin Pensilvania, es prácticamente imposible que Trump pueda darle la vuelta al resultado de las elecciones, puesto que la ventaja de Biden en el Colegio Electoral es tal (de 306 votos frente a 232), que el actual mandatario debería demostrar un fraude mayúsculo en varios estados para imponerse.

Ver más: Las cuentas del Biden y Trump en el Colegio Electoral

Trump ya recibió otros dos reveses este viernes: el primero en Georgia, que certificó la victoria de Biden, y el segundo en Michigan, donde dos legisladores estatales a los que invitó a la Casa Blanca afirmaron, tras el encuentro, que no tenían información que pudiera cambiar el resultado de las elecciones en su estado.

De hecho este lunes una comisión especial certificó la victoria del demócrata Joe Biden frente al mandatario Donald Trump en el estado de Michigan. Tras revisar el informe del Buró de Elecciones de Michigan, que mostró que Biden ganó en este estado por 154.000 sufragios frente a Trump, la junta, compuesta por dos demócratas y dos republicanos, corroboró el triunfo de Biden con tres votos y una abstención.

¿Hasta cuándo Trump va a seguir dando la pelea?

El equipo de Trump solo tiene hasta el 8 de diciembre para desarrollar su estrategia legal, porque ese día todos los estados deberían haber resuelto cualquier disputa y el gobernador de cada territorio debe enviar los resultados certificados al Congreso.

Aunque un amplio grupo de legisladores republicanos se mantiene en silencio sobre las maniobras de Trump, el líder de su mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y el de su minoría en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, lo han respaldado tácitamente al responder, cuando se les ha preguntado por ellos, que se debe contar cada voto legal.

Los republicanos y la derrota de Trump

El muro que los republicanos han construido frente al demócrata Joe Biden tras las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre en EE. UU. ha comenzado a resquebrajarse con cada vez más conservadores reconociendo la victoria del progresista a medida que se derrumba la estrategia del mandatario saliente, Donald Trump, de no reconocer su derrota e inundar los tribunales de pleitos.

Todavía la mayoría de los conservadores en las dos Cámaras del Congreso de EE. UU. no han aceptado el triunfo de Biden, con el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, a la cabeza, pero cada vez más voces conservadoras están mostrando indicios de que la dinámica podría cambiar.

Uno de ellos es el senador por Pensilvania Patrick J. Toomey, que no buscará la reelección en 2022, y quien acusó a Trump este lunes de intentar “presionar, engatusar, persuadir a los legisladores estatales para rechazar la voluntad de sus votantes”.

Ver más: Trump y los 72 días para poner de cabeza al mundo

En un comunicado después de que un juez de Pensilvania decidiera desestimar una demanda de la campaña de Trump contra los resultados en ese estado, Toomey reconoció la victoria de Biden.

Otro conservador, el senador por Ohio, Rob Portman, exdirector de Presupuesto durante la Administración de Georg W. Bush (2001-2009), escribía en una columna de opinión publicada este lunes en el diario The Cincinnati Enquirer que cualquier disputa sobre el resultado de los comicios debería cerrarse el 8 de diciembre, cuando se cierra el plazo para los que los estados certifiquen el sentido del voto de sus electores.

“No hay un proceso constitucional más sagrado en nuestra gran democracia que una transferencia de poder ordenada”, advirtió Portman.

¿Cómo podrá hacer Biden la transición?

La agencia federal Administración General de Servicios de EE. UU. (GSA, en inglés), se ha negado hasta ahora a certificar la victoria de Biden; un trámite sin el que el presidente electo no tiene acceso a recursos clave para prepararse para gobernar.

Sin embargo, este lunes, la cadena CNN informaba que Emily Murphy, la administradora de la transición, había enviado una carta a Joe Biden informándole que estaban listos para comenzar el proceso formal de transición.

Está previsto que los compromisarios de cada estado y del Distrito de Columbia emitan formalmente los votos que confirmen al futuro presidente del país, que salvo sorpresa será Biden, el próximo 14 de diciembre.

¿Y los nombramientos de Biden?

En caso de ser confirmado por el Colegio Electoral, el reconocimiento de los republicanos de la victoria de Biden seguirá siendo crucial para que los miembros de su futuro Gobierno sean refrendados en el Senado.

Este lunes, Biden anunció a sus elegidos para ocupar puestos de relevancia, como Antony Blinken como secretario de Estado; el cubanoestadounidense Alejandro Mayorkas, como secretario del Departamento de Seguridad Nacional; Avril Haines, como directora de la Inteligencia; o John Kerry como enviado presidencial para el Clima.

Si los republicanos mantienen la mayoría en el Senado en enero, el senador por Ohio, Rob Portman, tendrá que supervisar la nominación de Mayorkas, en calidad de presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara Alta; el senador republicano por Idaho, Jim Risch, lo hará con Blinken en el Comité de Relaciones Exteriores; y el legislador por Florida Marco Rubio, con la de Haines. Tanto Portman como Risch y Rubio han reconocido la necesidad de que se produzca una transición.

Comparte en redes: