Piden orden de detención internacional contra Carles Puigdemont

La fiscalía española solicitó la emisión de una orden de captura europea contra el presidente catalán destituido Carles Puigdemont y cuatro de sus consejeros (ministros) al no comparecer a declarar este jueves en Madrid como sospechosos de rebelión y sedición, informó una fuente judicial.

Carles Puigdemont, expresidente catalán.AFP

La fiscalía solicitó la emisión de una orden de captura europea contra el presidente catalán destituido Carles Puigdemont y cuatro de sus consejeros (ministros) al no comparecer a declarar este jueves en Madrid como sospechosos de rebelión y sedición, informó una fuente judicial. La juez Carmen Lamela deberá ahora ordenar la búsqueda y captura nacional e internacional de Puigdemont, Antoni Comín, Clara Ponsatí, Mreitxell Serret y Lluís Puig. 

Estas personas decidieron quedarse en Bélgica y no acudir a la citación judicial en la que se les achacan cargos como sedición y malversación de fondos. 

La fiscalía de la Audiencia Nacional pide específicamente que las órdenes se dirijan a las autoridades de Bélgica, donde "se encuentran o al menos han viajado" los concernidos, indicó el documento de la fiscalía al que tuvo acceso AFP.

(Le puede interesar: ¿Quién es Carles Puigdemont?)

La juez debe decidir ahora si acepta la solicitud.

Otros nueve miembros del gobierno destituido sí acudieron a declarar este jueves, cuando la fiscalía solicitó para ocho de ellos prisión incondicional preventiva, mientras aceptó que uno pueda eludir la cárcel si paga una fianza.

La fiscalía de la Audiencia Nacional, un alto tribunal especializado en casos complejos, alega que Puigdemont y los cuatro consejeros hicieron caso omiso a reiteradas citaciones y llamadas telefónicas.

Además, indica que tanto Puigdemont como los consejeros Antonio Comín y Meritxell Serret pidieron declarar "por videoconferencia" pero "sin ofrecer dato alguno sobre su paradero actual".

En la Audiencia Nacional estaban citados este jueves los 14 miembros del gobierno catalán en calidad de investigados por rebelión, sedición y malversación de fondos por su papel en la proclamación de la república catalana el 27 de octubre, a la que el gobierno central de Mariano Rajoy respondió con el cese del ejecutivo catalán y la disolución del parlamento.

(Le puede interesar: los otros intentos de independencia en Cataluña) 

Se trata de delitos muy graves que pueden acarrear hasta 30 años de cárcel.

Puigdemont señaló en un comunicado que las citaciones se enmarcan "en un sumario sin fundamento jurídico que sólo busca castigar ideas".

"No va a Madrid, he propuesto que lo interroguen aquí en Bélgica", había anunciado a la televisión pública catalana TV3 el abogado belga de Puigdemont, Paul Bekaert.