El grupo de taxistas que tiene contra las cuerdas a Uber

Son cerca de 2 mil asociados. Advierten que "aún queda mucho trabajo por hacer" y, anticipan: "A Cabify la vamos a poner en su sitio".

Elite Taxi Barcelona es la asociación de taxistas que denunció a Uber ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Este miércoles, sus constantes denuncias dieron resultados. El Tribunal sentenció que Uber es una empresa de transporte y no una plataforma digital, por lo que las autoridades nacionales pueden exigirle licencias como las que se les requieren a los profesionales del taxi. 

La entidad de taxistas expresó su confianza en que esa empresa "deje de actuar impunemente" y cumpla las normas.

El Tribunal de la UE estimó que debe considerarse que el servicio de intermediación que lleva a cabo Uber forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de 'servicio de la sociedad de la información', sino a la de 'servicio en el ámbito de los transportes'". Lea también: Tribunal de Justicia de la Unión Europea le pone ‘tatequieto’ a Uber

El dirigente de la demandante Elite Taxi Barcelona, Iban Sesma Regalado, aseguró que la sentencia sobre Uber "marcará un antes y un después en la operativa de esta empresa" y de otras que se mueven en el mismo ámbito, aunque advirtió de que "aún queda mucho trabajo por hacer".

La sentencia supone que las autoridades nacionales podrán exigir a Uber licencias como las que se les requieren a los profesionales del taxi.

"Es una decisión importante pero aún queda mucho por hacer para demostrar que estas empresas que se acogen a una falsa economía colaborativa operan de mala fe y conseguir así que dejen de actuar impunemente", agregó el dirigente.

Además: ¿Provocación? En pleno paro de taxistas, Uber y Cabify invitan a usar su servicio

En este sentido, el secretario de Elite Taxi Barcelona subrayó que "el sector ya está regulado, solo hace falta que cumplan las normas".

La sentencia de este tribunal europeo se ha producido a partir de una denuncia por supuesta competencia desleal de taxistas de Barcelona.

En diálogo con El Español, 'Tito' Álvarez, portavoz de la asociación, anunció que el próximo objetivo es detener las operaciones de Cabify.

"A Cabify la vamos a poner en su sitio y van a ser los primeros, porque lo que están haciendo con el entramado de sociedades no tiene nombre. Que operen con licencias de VTC no les da derecho a hacer lo que quieran. Tenemos ya un informe de la Inspección de Trabajo de la Seguridad social que deja claro que lo que están haciendo es crear falsos autónomos", añade.

"A ver si les sale rentable trabajar siguiendo las reglas", concluye. 

Ese diario español reseña la respuesta de Cabify en este sentido: “la compañía española está constituida como agencia de viajes, tal y como estipuló la Dirección General de Turismo y la Dirección General de Transportes Terrestres de la Comunidad de Madrid en mayo de 2012”.

La respuesta de Uber

El portavoz de Uber España, Yury Fernández Castillo, dijo que la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE no tiene ya "ninguna implicación práctica" porque el modelo de negocio varió en 2016.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció que Uber es una empresa de transporte y no una plataforma digital, por lo que las autoridades nacionales pueden exigirle licencias como las que se les requieren a los profesionales del taxi.

El portavoz de Uber declaró a la agencia EFE que el fallo "llega con un desfase de tres años", ya que responde a un requerimiento realizado en 2014 por un juez de Barcelona a instancias de una asociación profesional de taxistas en relación a un modelo de negocio que la empresa estadounidense cambió en marzo de 2016.

"La sentencia ahora no tiene ninguna implicación práctica para la operativa de Uber en España", afirmó Fernández Castillo en referencia a que la compañía funciona desde 2016 con un modelo de negocio basado en las licencias VTC, para vehículos con conductor.

Pese a ello, el portavoz de Uber tendió la mano al Estado español para "regular el servicio de Uber, pero sobre la base de los intereses generales y no sólo de algunos".

Por su parte, la empresa Cabify aseguró que desde su fundación en Madrid en 2011 su modelo de negocio "es y ha sido siempre cien por cien legal" y que "no está relacionada en absoluto" con la sentencia del Tribunal europeo sobre Uber conocida hoy.

"A diferencia del competidor, desde sus comienzos hasta la actualidad, la actividad de Cabify está estrictamente sujeta al marco legal existente", añadió esta compañía, para la cual la decisión del TJUE de considerar a Uber una empresa de transporte y no una plataforma digital "no está relacionada en absoluto con la compañía española Cabify ni afecta a su actividad". 

 

últimas noticias