¿El indulto dividió a los hijos de Fujimori?

Kenji Fujimori, hijo menor del expresidente Alberto Fujimori, lideró la abstención de nueve parlamentarios del partido opositor Fuerza Popular, para salvar al presidente Pedro Pablo Kuczynski en el proceso de vacancia presidencial.

Agencia AnadoluKeiko Fujimori, líder política peruana, hija de Alberto Fujimori.

Después del anuncio de indulto para su padre, Keiko y Kenji Fujimori sostienen una batalla de poder que podría dividir a Fuerza Popular (principal partido de oposición en Perú) en dos. Los hijos del expresidente Alberto Fujimori, herederos de la dinastía política construida por su padre en los años noventa, definirán en los próximos días las posiciones legislativas al interior de su bancada.

(Le puede interesar: Perú: ¿Qué sigue después del indulto a Fujimori?)

El detónate de la crisis fue la abstención legislativa impulsada por Kenji en el proceso de destitución, promovido por Fuerza Popular, contra el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

Kenji, en un lapso de rebeldía y oportunismo político, convocó a nueve de sus congresistas para que se negaran a votar en contra de PPK y de este modo no se alcanzara la mayoría que avalaría el proceso de vacancia contra el mandatario peruano.

Al parecer, Kenji concertó esta maniobra política con Kuczynski para conseguir el indulto humanitario de su padre, quien cumplió 10 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y delitos de corrupción.

Buena parte de los miembros de Fuerza Popular no vieron con buenos ojos la aparente traición de Kenji y pretenden adelantar un juicio por desobediencia contra él y los otros nueve parlamentarios.

En ese sentido, el primer vicepresidente del Congreso, Mario Mantilla, anunció que este 3 de enero los líderes de Fuerza Popular -en cabeza de Keiko- tomarán una decisión con respecto a un eventual proceso disciplinario.

El analista político José Carlos Requena le dijo al diario Correo de Perú que “si se quieren mantener unidos, el fujimorismo del antiguo régimen va a tener que encontrar un punto de conciliación con el neofujimorismo (...) La ruptura tampoco puede descartarse, pero es muy costosa”.

Los partidos de oposición, liderados por Fuerza Popular, solicitaron al Congreso la vacancia presidencial de PPK tras revelar unos pagos millonarios por parte de la constructora Odebrecht a las empresas de consultoría Westfield Capital y First Capital entre 2005 y 2006, en las que Kuczynski figuraba como accionista cuando era Ministro de Estado.