El misterio de Diosdado Cabello: ¿por qué ha esquivado las sanciones estadounidenses?

Estados Unidos no ha parado de sancionar a funcionarios venezolanos, sin embargo, el número dos del chavismo sigue ileso.

AFP

Las sanciones que Estados Unidos vienen imponiendo contra funcionarios de Venezuela incluyen a todos los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, al presidente Nicolás Maduro, al vicepresidente Tarek el Aissami, al fiscal Tarek Williams Saab, a la presidente del Poder Electora, Tisbay Lucena y otro puñado de altos mandos del chavismo, menos a Diosdado Cabello.

Aunque el número dos del chavismo no ha sido acusado por ningún delito, la decisión adversa que recibió de un juzgado en Manhattan hace que pregunta por la falta de sanciones sea cada vez más acuciante.

El 19 de mayo de 2015, el régimen venezolano puso el grito en el cielo cuando el Wall Street Journal publicó una historia titulada “Funcionarios venezolanos sospechosos de convertir a su país en el centro mundial de la cocaína”. Uno de los aludidos por la nota fue Diosdado Cabello, quien hoy es uno de los chavistas más fuertes en la Asabmlea Nacional Constituyente y quien durante años ha sido considerado el “número dos” de la Revolución Bolivariana.

(Le puede interesar: Diosdado Cabello pierde demanda por difamación contra The Wall Street Journal)

En 2015 Cabello era el presidente de la Asamblea Nacional y demandó por difamación a la corporación Dow Jones, propietario del diario que hizo las denuncias.

Según el constituyente, el artículo en el que el Wall Street Journal daba a conocer que fiscales de estados unidos investigaban a varios funcionarios venezolanos por favorecer el tráfico de cocaína y el lavado de activos, “causó y continúa causando enorme daño” a su “reputación y buen nombre”.

La envalentonada de Cabello, que también lo hizo demandar a 22 directivos de tres periódicos venezolanos, no llegó muy lejos en Estados Unidos. La semana pasada la corte del distrito sur de Nueva York que llevaba el caso declaró que su demanda no tenía lugar.

“El demandante no ha acreditado una presunción de calumnia y su demanda es rechazada”, dijo la juez Katherine B. Forrest cuando dio por cerrado el caso. Según Forrest, Cabello no pudo demostrar que “era falso que la Fiscalía lo está investigando por vinculaciones con el narcotráfico”.

La jueza también dio a conocer que “una unidad de élite de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y fiscales de Nueva York y Miami” trabajan “recabar pruebas provistas por extraficantes de cocaína, informantes que estuvieron cerca de altos funcionarios venezolanos y desertores del ejército.

"Hay grandes pruebas para justificar que (Cabello) no es solo uno de los jefes, sino el jefe del cartel", decía el artículo del Journal que le atribuía esa información a fuentes del Departamento de Justicia.

Según Bloomberg, que a principios de julio anticipó la noticia de que EE.UU sancionaría a varios funcionarios venezolanos, tanto cabello como el ministro de Defensa, Vladimir Pad rino, estaban en la mira de las medidas de la administración Trump. Sin embargo, el nombre de ninguno de los dos funcionarios estaba en la lista de los 13 sancionados que se dio a concoer el 26 de julio y a la fecha, Diosdado sigue sin ningún rasguño por parte de el gobierno estadounidense.