Desde hace años, la frontera colombo-venezolana ha visto una expansión de este tipo de grupos ilegales

El nuevo dolor de cabeza de Guaidó

El oficialismo venezolano le recriminó al líder opositor Juan Guaidó su aparición en unas fotografías en compañía de dos miembros que, según la Policía de Cúcuta, integran el grupo narcoparamilitar los Rastrojos.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó.AFP

El 22 de febrero de 2019, el líder opositor venezolano Juan Guaidó llegó por sorpresa a Cúcuta para darle el cierre al concierto Venezuela Live Aid; un evento que se realizó en la frontera colombiana con el objetivo de “recoger donaciones para mitigar la crisis venezolana”, y que fue la antesala de una jornada de violencia en la frontera colombo-venezolana. Desde tempranas horas de la mañana de ese día se dio inicio a un operativo para lograr que Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de cincuenta países, pudiera llegar al escenario en el puente internacional de Tienditas, donde se realizaba el concierto. La ayuda del Gobierno colombiano fue fundamental para cumplir su objetivo, pero ahora, una serie de fotografías busca desacreditar la versión oficial de esta travesía.

Juan Felipe Corzo, concejal de Cúcuta y vicepresidente del Partido Conservador, es una de las personas que hacía parte de la delegación que le dio la bienvenida a Guaidó en la frontera colombiana en aquella jornada del Venezuela Live Aid. Ese día se encontraba en un cuarto de hotel en Cúcuta recibiendo indicaciones y esperando la llegada del líder opositor. Cuando la delegación en la que estaba Corzo supo que Guaidó estaba cerca de la frontera se desplazó a Aguaclara, corregimiento de Norte de Santander a una hora de Cúcuta, para recibir al joven político. Allí cruzaron el puente que comunica Aguaclara con Guaramito, ubicado en la zona limítrofe, y tomaron un helicóptero a Tienditas. Pero poco se dijo de lo que pasó mientras Guaidó llegaba hasta ese punto para ser recogido. En contexto:​ El momento en el que Juan Guaidó cruzó la frontera para asistir al Venezuela Aid Live

“Yo tengo conocimiento de que Guaidó venía desde Caracas en una camioneta Toyota azul con su esposa, Fabiana Rosales, y el chofer. En la población de Guaramito lo recibimos Roberto Marrero y yo, como representante del Concejo. En ningún momento notamos personas extrañas. Fue una operación en la que participaron pocos”, aseguró Corzo a El Espectador. Sin embargo, casi siete meses después de esos hechos surgieron unas imágenes de ese día que generaron interrogantes a la opinión pública.

En las dos fotografías divulgadas el jueves en redes sociales se ve a Guaidó posando, con la misma camisa negra que lucía al llegar al puente de Tienditas (como se ve en un video grabado por Corzo), junto, según la Policía de Cúcuta, a dos líderes del grupo narcoparamilitar de los Rastrojos: Albeiro Lobo Quintero, alias Brother, y John Jairo Durán, alias el Menor, ambos en poder de la justicia desde hace varios meses luego de ser capturados por autoridades colombianas tras un enfrentamiento contra una banda que opera en Venezuela. ¿Qué hacía Guaidó con ellos?

Wilfrido Cañizares, investigador y director de la Fundación Progresar, del Norte de Santander, denuncia que estas fotografías señalan que la entrada de Guaidó fue coordinada en Puerto Santander con miembros de dicho grupo narcoparamilitar. Además, Cañizares dice que los habitantes de la zona fronteriza por la que pasó Guaidó fueron obligados por el grupo armado a encerrarse en sus casas hasta que funcionarios de la Alcaldía de Cúcuta recogieran al líder opositor y lo trasladaran al punto en donde abordaría un helicóptero que lo llevaría a Tienditas. Le puede interesar: El agridulce balance del interinato de Juan Guaidó 

Por otro lado, Corzo recalca que Guaidó “pasó sin ayuda de nadie”, y dijo que, en caso de ser reales, el líder opositor venezolano desconocía quiénes eran esos hombres. “No creo que se le pueda pedir el antecedente a nadie antes de tomarse una foto. Lo que sí sabemos es que no tiene ningún tipo de contacto con delincuentes”, puntualizó.

Según Carlos Vecchio, embajador de Guaidó ante Estados Unidos, hasta ahora se entera de esto, pues según las conversaciones que ha mantenido con el líder opositor, lo que le dijo es que el camino había sido arriesgado y no fue fácil cruzar la frontera. Sin embargo, recalcó que “no existe ninguna vinculación del gobierno interino de Juan Guaidó con ningún grupo paramilitar o guerrillero. Cero, cero. Nosotros hemos dado muestras claras de la posición firme que hemos tenido contra la presencia de grupos armados ilegales en Venezuela”. Al cierre de esta edición, Juan Guaidó no hizo declaraciones sobre las fotos.

Desde hace varios años se ha denunciado el fortalecimiento de los Rastrojos en la frontera colombo-venezolana. Aunque no son los únicos grupos que han crecido en esta zona. Según la periodista Sebastiana Barráez, experta en la fuente castrense de Venezuela, la frontera colombo-venezolana empezó a ser permeada por grupos irregulares provenientes de Colombia. Inicialmente fueron las guerrillas del Epl, Farc y Eln, luego los grupos paramilitares como las Águilas Negras, los Urabeños y los Rastrojos, y más recientemente las bacrim.

Los paramilitares, según Barráez, se convirtieron recientemente en los “héroes” de los habitantes de la frontera. “Cuando [Hugo] Chávez les abrió las puertas a las invasiones y eliminaron los tribunales de desalojos, que permitían que el dueño de una propiedad pudiera acudir a juzgados específicos, las invasiones arreciaron, convirtiéndose en una epidemia. Los dueños de fincas no tenían a dónde acudir ni había ninguna autoridad que hiciera valer el desalojo de una finca invadida, y es en ese momento en el que grupos de paramilitares armados, muchos disidentes de las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), se presentaron como la solución para sacar a la fuerza a invasores”, explica la periodista.

Los Rastrojos, además de su presencia en la frontera, se han diversificado y han logrado crear un grupo paramilitar subalterno llamado El Evander, integrado por venezolanos e instalado al oriente del país. Este grupo opera con una red de narcotráfico que desde la frontera se ha extendido dentro de Venezuela, por el control de las rutas de droga que atraviesan el país y que tendría enlace directo con Wilfredo de Jesús Torres Gómez, alias Necoclí, líder de los Rastrojos, que hoy permanece encerrado en una cárcel de Venezuela.

 

880750

2019-09-12T22:00:00-05:00

article

2019-09-12T22:00:02-05:00

[email protected]

none

- Redacción Internacional

El Mundo

El nuevo dolor de cabeza de Guaidó

35

8048

8083