El nuevo ministro de Exteriores en alemania renunció al cargo antes de empezar a trabajar

Martin Schulz sacrificó su puesto en el gobierno de cara a las elecciones en las que los militantes de su partido tienen que darle el visto bueno a la alianza que formó con Ángela Merkel

AFP

Después de empezar la semana con lo que parecía un triunfo para su partido, con varios puestos ministeriales y con la cartera de Exteriores a su nombre, Martin Schulz anunció este viernes que no aceptaría el cargo que había logrado en medio de las negociaciones con la canciller Angela Merkel.

"Declaro renunciar a entrar al gobierno", afirmó Schulz en un comunicado. Tras el acuerdo concluido el miércoles con Merkel, Schulz había anunciado que, desde el ministerio de Relaciones Exteriores se encargaría de apoyar las políticas de integración y fortalecimiento de la Unión Europea que se impulsan de París, desde la llegada de Emmanuel Macron al poder.

(Le puede interesar: Cuando tenderle la mano a Merkel puede terminar con tu partido)

Martin Schulz lideró el Partido Socialdemócrata Alemán desde el 2017 y estuvo al frente de la formación política en dos derrotas cruciales tanto en las elecciones de gobiernos locales como en los comicios legislativos donde su partido obtuvo uno de los peores resultados de la historia.

A pesar de haber prometido que no formaría una coalición con los conservadores de Angela Merkel, este lunes el partido de Schulz lelgó a un acuerdo para gobernar de la mano de la canciller, algo que le costó fuertes críticos al líder socialdemócrata.  

"Los debates sobre mi persona amenazan el éxito de la votación. Por lo tanto, a través de la presente declaro que renuncio a entrar al gobierno", dijo en un comunicado en el que se refería a la refrendación del acuerdo de coalición al que los militantes socialdemócratas deberán salir a votar en los próximos meses.

(Lea también: ¿Cómo funciona el sistema electoral alemán?)

Una de las críticas más fuertes en contra de Schulz vino de su propio partido: "Lo que queda es solamente el arrepentimiento de ver hasta qué punto en nuestro partido SPD actuamos con poco respeto los unos contra los otros y ver que poco o nada vale la palabra", dijo Sigmar Gabriel, quien estuvo a cargo del ministerio de Relaciones Exteriores durante la última coalición de gobierno.

El cuarto gobierno de Angela Merkel está recibiendo críticas de todos los frentes y todavía no ha entrado en funciones. Varios conservadores reprochan a la canciller haber hecho demasiadas concesiones al SPD para mantenerse en el puesto.