El Papa hace un llamado por el respeto al estatus de Jerusalén

El pontífice señaló la importancia de la dignidad humana y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El papa subrayó que el factor más importante para proteger el derecho a la vida era la paz. Agencia Anadolu

 El líder de la Iglesia Católica, el papa Francisco, afirmó: "Reiteramos nuestro llamado a que los cristianos, judíos y musulmanes respeten los estatutos de la ciudad santa de Jerusalén, las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas (ONU) y respeten los compromisos comunes".

Después de haber recibido a embajadores y representantes diplomáticos en el Palacio Apostólico en el Vaticano con motivo del Año Nuevo, el Papa hizo hincapié en que los conflictos futuros deberían resolverse pacíficamente a través del diálogo y el entendimiento mutuo.

Al señalar la importancia de la dignidad humana y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el papa subrayó que el factor más importante para proteger el derecho a la vida era la paz.

El papa Francisco, quien destacó la importancia de continuar las iniciativas de paz en Siria, indicó: "Hay una necesidad de un ambiente social en el que cada ciudadano pueda participar activamente en el desarrollo del país, independientemente de su afiliación étnica o religiosa, es necesario el establecimiento de mejores condiciones políticas y de seguridad."

El pontífice se refirió a la importancia del regreso de los solicitantes de asilo sirios a sus hogares:

"Inicialmente es muy importante que los refugiados que han sido acogidos en Jordania, el Líbano y Turquía puedan regresar a sus hogares. Estos países están luchando con mucha devoción y esfuerzo durante estos difíciles momentos. 

Estos esfuerzos para generar las condiciones necesarias para que los refugiados sirios regresen a sus hogares, deben recibir el apoyo de toda la comunidad internacional que se necesita".

 

"La solución de dos estados es más necesaria que nunca"

Refiriéndose a la creciente tensión entre Palestina e Israel con relación a Jerusalén, el papa utilizó las siguientes expresiones:

"Reiteramos nuestro llamado a cristianos, judíos y musulmanes a respetar el estatus de ciudad santa de Jerusalén, respetando las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y respetando los compromisos conjuntos." 

“Ahora que se cumplen 70 años de conflicto Israelí-Palestino, es más urgente que nunca lograr una solución política en la que existan dos Estados independientes”.

Según el pontífice, a pesar de las dificultades, la continuación de las conversaciones y las negociaciones es la mejor manera de lograr el objetivo de una coexistencia pacífica entre los dos pueblos.

El papa advirtió que la guerra, la inmigración y la pobreza destruyen a las familias de inmigrantes, y que los niños inmigrantes que cruzaban la frontera a menudo caían en las manos de redes de trata de personas.

Al recordar la situación de los musulmanes Rohinyá, que presenció durante su visita a Bangladesh, el papa agradeció a los países que dieron la bienvenida a los inmigrantes incluyendo Bangladesh.