El papa reza por la paz, la libertad de los rehenes y los filipinos

El papa Francisco lanzó este domingo, al final de Angelus, un llamado a la paz y a la liberación de los rehenes en el mundo y dijo que oraba por los filipinos afectados por una tormenta tropical que dejó más de 200 muertos en el país.

"Rezo por la isla de Mindanao, por los filipinos, asolados por una tormenta que causó numerosas víctimas", dijo el papa desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano. AFP

Francisco invocó "el don de la paz para todo el mundo, especialmente para los poblaciones que más sufren por culpa de los conflictos".

"Renuevo mi llamado para que en ocasión de Navidad las personas secuestradas -sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles laicos- sean liberadas y puedan volver a sus casas", agregó Francisco.

"Rezo por la isla de Mindanao, por los filipinos, asolados por una tormenta que causó numerosas víctimas", dijo el papa desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano.

"Que Dios misericordioso acoja las almas de los difuntos y consuele a los que sufren por esta calamidad", agregó el papa. 

También instó a los fieles a que, en estas horas que preceden la Navidad, se detengan en silencio en oración delante del Nacimiento para "adorar en el corazón del misterio la verdadera Navidad, la de Jesús que se acerca a nosotros con amor, humildad y ternura".

"¡Feliz domingo y feliz Navidad", concluyó el papa aplaudido por los 17.000 fieles congregados en la plaza San Pedro.

El domingo por la noche, en la basílica de San Pedro, el papa celebrará la misa del gallo.

El lunes, en la plaza San Pedro, el papa pronunciará su quinto mensaje de Navidad "Urbi et Orbi" (A la ciudad y el mundo).