El Partido Republicano se pudre

Las consecuencias del apoyo a Roy Moore, pese a ser un depredador sexual y un intolerante religioso, van más allá de una derrota electoral. Los republicanos sufrieron un daño irreparable.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP

Muchos republicanos buenos y honorables solían creer que había un punto medio seguro. No había que convertirse en hermano siamés de Donald Trump, pero tampoco había que irse a los extremos y cometer un suicidio político como el disidente Jeff Flake. Era posible encontrar un punto medio y evitar problemas hasta que todo este asunto de Trump pasara.

Ahora queda claro que ese punto medio no existe. Eso se debe a que Donald Trump nunca deja de pedir. Primero, le pidió al partido que se hiciera a la idea de tener a un acosador sexual narcisista y un mentiroso rutinario como su líder de partido. Después le pidió al partido que aceptara su ignorancia integral y su política de división racial. Ahora, le pide al partido que renuncie a su reputación de conservadurismo financiero. Al mismo tiempo, le pidió al partido que se convirtiera en el partido de Roy Moore, el partido de la intolerancia, el presunto acoso sexual y el abuso de menores.

(Le puede interesar: ¿Quién es Roy Moore?) 

Lo que Trump pedirá a su partido no tiene límites. Lo define la desvergüenza y por eso no tiene fondo. Además, pareciera que lo que los republicanos comunes están dispuestos a concederle no tiene fin. Pronto, Trump podría estarles pidiendo que acepten que despida a Robert Mueller (el investigador de la trama rusa), y sí, tras algunos suspiros de impaciencia, también aceptarán.

Esa es la forma en la que esos tratos corruptos funcionan siempre. Uno piensa que solo le está cediendo a un verdugo un poco, pero sigue pidiendo más y más, y en poco tiempo ya es dueño de toda nuestra alma.

El Partido Republicano está dañando todas y cada una de las causas que se propone servir. Si Roy Moore se hubiera convertido en senador de Estados Unidos (perdió frente al demócrata), durante un tiempo podrían tener un voto más por la justicia o por un recorte fiscal, pero le habrían hecho al partido repugnante para toda una generación. La causa provida siempre estará asociada con la hipocresía moral a una escala monumental. La palabra “evangélico” ya está ganándose el descrédito de toda una generación. La gente joven y la gente de color miran al Partido Republicano de Trump y Moore y sienten repugnancia, una repugnancia que quizá dure para siempre.

No se ayuda a la causa arropando a un supuesto depredador sexual e intolerante patriarcal. No se ayuda a la causa anteponiendo la búsqueda de poder al carácter, poniéndose a los pies de uno u otro hombre vandálico, alegando que el fin justifica los medios. No se racionaliza con éxito la propia chabacanería alegando que nuestros oponentes son satánicos. No se salva al cristianismo traicionando su mensaje.

¿Qué le pasó al Partido Republicano?

Como preguntó Jesucristo: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su propia alma?”. El actual partido Republicano parece no entender esa pregunta. Donald Trump parece haber hecho de ganarse el mundo a costa de su alma el lema que rige su vida entera. Es sorprendente que no haya habido más republicanos como Mitt Romney que hayan dicho: “¡Ya fue suficiente! ¡Ya no puedo más!”.

La razón, a mi parecer, es que la podredumbre que nos ha llevado al extremo del senador Roy Moore comenzó hace tiempo. Comenzó con Sarah Palin y la propagación de Fox News, el partido Republicano que cambió un etos de excelencia por un etos de ventas agresivas.

El partido Republicano con el que crecí admiraba la excelencia. Admiraba la excelencia intelectual (Milton Friedman, William F. Buckley), la excelencia moral (Juan Pablo II, Natan Sharansky) y a los líderes excelentes (James Baker, Jeane Kirkpatrick). El populismo abandonó todo eso, y tuvo que hacerlo debido a su propia naturaleza. La excelencia es jerárquica. La excelencia requiere trabajo, tiempo, experiencia y talento. El populismo no cree en las jerarquías.

(Le puede interesar: Acoso sexual, tema de campaña en EE.UU.)

El populismo no exige el esfuerzo que se requiere para entender lo mejor que se ha pensado y dicho. El populismo celebra el eslogan rápido, la cuchillada impulsiva, la afirmación ignorante y fácil. El populismo se ciega ante la maestría y acepta la mediocridad.

Comparemos los recortes fiscales de la era del lado de la oferta con los recortes fiscales de la actualidad. Hubo tres recortes fiscales importantes en la época anterior: el recorte fiscal de las ganancias de capital de 1978, el recorte fiscal de Kemp-Roth de 1981 y la reforma fiscal de 1986. Se aprobaron con apoyo bipartidista, después de un extenso proceso legislativo. Todos respondieron a un problema apremiante en aquel momento, que era la estanflación y la esclerosis económica. Todos se basaban en un cuerpo de trabajo intelectual serio.

Ahora los liberales asocian la economía del lado de la oferta con la curva de Laffer, pero eso era secundario. La economía de la oferta se basaba en la ley de los mercados, de que la oferta creaba su propia demanda. Se basaba en la idea de que si uno reorganiza los incentivos de los pequeños empresarios es más probable que obtenga como resultado nuevos emprendimientos y más innovación. Esos recortes fueron aceptados por ganadores de premios Nobel y representaron toda una visión social, que anteponía a los emprendedores dispersados a los corporativos opulentos concentrados.

Los recortes fiscales de hoy no tienen apoyo bipartidista. No tienen bases intelectuales ni están sustentados por evidencias. No responden a la crisis central de nuestro tiempo. No tienen visión del bien común, excepto que los donantes republicanos deberían recibir más dinero y los donantes demócratas deberían tener menos. La podredumbre que afecta al partido Republicano es total: moral, intelectual, política y de reputación. Cada vez más exrepublicanos se levantan y se dan cuenta: “Me he quedado sin un hogar político”.

@ The New York Times