Así es el nuevo plan de la Unión Europea para la recepción de migrantes

Noticias destacadas de El Mundo

Un ambicioso plan presentado por la Unión Europea para la recepción de migrantes fue rechazada por España Italia y Grecia, los cuales siguen viendo injusticias con respecto a los países del norte. Las quejas aumentan viejas tensiones sobre el mismo tema.

El pasado martes el comisario de Estilo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, presentó en nombre de la Unión Europea un ambicioso Plan de Acción de Integración e Inclusión, que busca sentar las líneas frente a las personas extracomunitarias hasta 2027. La situación es compleja, porque si bien las banderas del documento luchan contra el extremismo y el racismo, no se escapan de las críticas de los principales países receptores, como Italia, Grecia y Malta que ya enviaron una carta que advierte presuntas injusticias en su contra sobre el trato y los protocolos de distribución migratoria.

Sí, estos gobiernos acusan que tienen más obligaciones con respecto a los países del norte por su posición geográfica, que favorece la masiva y constante llegada de migrantes que salen huyendo de la violencia y buscando mejores oportunidades. En el documento de cuatro páginas, enviado a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la jefa del gobierno alemán (país a cargo de la presidencia protempore), Angela Merkel, los cuatro jefes de gobierno apuntaron que existe un “desequilibrio entre la solidaridad y la responsabilidad” de los estados que conforman el pacto.

“Creemos que las reglas de solidaridad y los compromisos de todos los Estados miembros deben definirse claramente. Los países de primera línea no pueden soportar la presión migratoria para el conjunto de la Unión Europea”, advirtieron. Estas quejas no son nuevas, de hecho, han sido la manzana de la discordia desde hace años por el aumento del flujo migratorio que llega a las costas italianas, españolas y griegas. Fue uno de los argumentos centrales del derechista Matteo Salvini, exministro del Interior italiano, para subir popularidad en el país.

Ver más: Migrantes rescatados en el Mediterráneo podrán desembarcar en Italia, ¿a qué precio?

Por su parte, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, tras reunirse con su homólogo italiano, Giuseppe Conte, en Palma de Mallorca: “El pacto propuesto es insuficiente porque efectivamente cuestiones como la solidaridad (...) tienen que estar mucho más claras de lo que inicialmente ha propuesto la comisión”. Luego Conte afirmó: “Debemos trabajar en mecanismos europeos eficaces de redistribución de migrantes, de modo que ningún país de primera línea cargue con todos los costos y el peso de estos flujos migratorios”.

El tema es preocupante, teniendo en cuenta que las diferencias que sufren los comunitarios de los extracomunitarios son numerosas. De hecho, durante los últimos meses se han incrementado por la crisis sanitaria desatada por el covid-19. Actualmente hay 34 millones de habitantes extranjeros dentro del territorio de la Unión Europea, sin embargo, como señala El País de España, “entre los nacidos al otro lado de la frontera la tasa de empleo es 10 puntos menor a la de los nacidos en la UE (64,2% frente al 73,9%); el porcentaje de personas con bajo nivel educativo es casi el doble (38,5% frente a 19,6%); el riesgo de exclusión o pobreza resulta 20 puntos superior (39% frente al 19,5%) y es más frecuente que vivan en hogares hacinados (un 27,6% frente al 14,2%)”.

¿Qué dice el plan?

La iniciativa, adoptada en el colegio de comisarios europeos y presentada por el vicepresidente de la Comisión y responsable de Promoción del Estilo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, y la comisaria de Interior, Ylva Johansson, plantea acciones a desarrollar en cuatro ámbitos: la educación, el empleo, la vivienda y la sanidad.

El plan parte de otra iniciativa similar, de 2016, para identificar los ámbitos donde hace falta más avances. Por ejemplo, señala que el plan precedente no hizo suficiente hincapié en la necesidad de implicar a la sociedad de acogida y en particular a las comunidades locales. Asimismo, señala que en el pasado los esfuerzos se centraron casi exclusivamente en los inmigrantes recién llegados, sin tener en cuenta a las segundas generaciones, que también requieren atención.

Para subsanar los errores, propone acciones “a medida” que tengan en cuenta las características individuales de cada migrante, como, por ejemplo, el género o el contexto religioso, y hace hincapié en que el éxito de la integración e inclusión depende de una acción temprana y un compromiso a largo plazo. Aunque los países son los principales responsables de crear y aplicar las políticas sociales, la UE dispone de medios para apoyar, por medio de financiación o dando directrices e impulsando las asociaciones, y es lo que pretende esta iniciativa.

Educación

Entre otras acciones, el plan aboga por utilizar los fondos europeos para facilitar a los migrantes una educación y formación a todos los niveles, desde preescolar hasta la enseñanza superior, centrada en facilitar el reconocimiento de las cualificaciones y un aprendizaje continuado de los idiomas durante toda esa trayectoria.

Empleo

También plantea mejorar las oportunidades laborales y el reconocimiento de las competencias e indica que la Comisión trabajará con empresas y otros actores para promover la integración en el mercado laboral, así como el apoyo al emprendimiento y para facilitar a los empleadores el reconocimiento y evaluación de las habilidades.

Sanidad

En plena pandemia, cuando las diferencias de acceso a los servicios de salud se han visto más que nunca, el plan subraya la necesidad de asegurar a los inmigrantes una asistencia sanitaria que incluya también la salud mental. Aparte de fondos específicos, el plan busca asegurar que las personas son informadas de sus derechos y en particular reconoce los retos que afrontan las mujeres, sobre todo durante y después del embarazo.

Ver más: La desgracia de cientos de migrantes rescatados en el Mediterráneo

Vivienda

El acceso a la vivienda “adecuada y asequible”, con la ayuda del Fondeo Europeo de Desarrollo Regional y de otros instrumentos europeos es otro de los objetivos planteados, así como los intercambios de experiencias a nivel local y regional para combatir la discriminación y la segregación en el mercado de la vivienda.

Para llevarlo a la práctica, se movilizarán fondos europeos y además se crearán asociaciones con todos los implicados (comunidades de acogida, sociedad civil, autoridades locales y regionales, etcétera).

Comparte en redes: