El primer discurso de la princesa Leonor en medio de protestas en Cataluña

En una ceremonia solemne, sin referencias a los graves disturbios que se estaban sucediendo en paralelo en las principales ciudades de Cataluña, el rey Felipe VI cedió el testigo a su hija Leonor, heredera de la Corona española, que pronunció su primer discurso oficial en los Premios Princesa de Asturias haciendo especial hincapié en su compromiso para servir a España.

La princesa Leonor y su padre, el Rey Felipe VI durante los premios Princesa de Asturias en Madrid.AFP

La princesa Leonor, heredera de la Corona española, pronunció el viernes su primer discurso oficial durante la entrega de premios que lleva su nombre: “Princesa de Asturias”. Lo hizo en paralelo a los graves disturbios que en ese momento tenían lugar en las principales ciudades de Cataluña, especialmente en Barcelona.

Sin hacer ninguna mención a lo que estaba sucediendo, el rey Felipe VI hizo el relevo generacional de su hija al frente de su ya fundación. Allí expresó el compromiso de la Corona con los españoles, en uno de los momentos más críticos de los últimos años: al borde de la cita electoral del próximo 10 de noviembre y con Cataluña en plena oleada de manifestaciones y disturbios en protesta de la sentencia judicial que condena a los líderes independentistas.

La Familia Real se presentó, como cada año, en la ciudad asturiana de Oviedo, donde el Teatro Campoamor acoge la entrega de los galardones que destacan la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas e instituciones en el ámbito internacional e hispano.

Ver más: Cataluña, el regreso de la incertidumbre política

Allí, el jefe del Estado recordó a su primogénita que su presidencia de honor en la Fundación Princesa de Asturias “corresponde al compromiso personal e institucional” que tiene “con España como heredera de la Corona”. Un compromiso que deberá “renovar permanentemente con dedicación, espíritu de servicio, lealtad y responsabilidad”. “Siempre con humildad, y consciente de tu posición institucional, haciendo de la Corona día a día una referencia de servicio a nuestro país, porque eso es lo que esperan nuestros ciudadanos”, le apuntó a la heredera.

La princesa Leonor, que entregó los galardones, pronunció su primer discurso, como hiciera su padre en 1981 con su misma edad, a los 13 años. Durante su alocución, destacó que era “un día muy importante” para ella, que lo había esperado “con mucha ilusión” y que se sentía muy feliz de estar allí. Estas palabras se sucedían al tiempo que las principales televisiones del país tenían también en pantalla los graves disturbios en Barcelona, una coincidencia que fue muy comentada en las redes sociales, donde no se dejó de comentar dicha casualidad durante la tarde.

 La heredera de la Corona puso énfasis en Asturias, tierra que da nombre al título que ostenta y que antes recayó en su padre: “Me siento muy honrada con ello. Es un título que me compromete con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a todos los españoles. En mi casa, las palabras Asturias y España siempre están unidas con la misma fuerza con que las ha unido la historia. Así lo siento en mi corazón”, comentó.

Ver más: ¿Quién es quién en las protestas en Cataluña?

Tras felicitar a los galardonados, les agradeció su compromiso con la cultura y la ciencia: “Gracias por trabajar para preservar la naturaleza y reducir las injusticias, la discriminación, la pobreza y la enfermedad”, y terminó su discurso con una sentida frase: “Vuestras obras nos recuerdan que hay millones de personas que piensan y actúan para que el mundo sea mejor”.

Tras su intervención, tomó la palabra el jefe del Estado, que le subrayó a su hija “la obligación de servir a España y a los españoles debe ser el mayor orgullo y el máximo honor” que pueda alcanzar. “Tu deber será siempre actuar con el ánimo esperanzado, con coraje y con valentía; creciendo en responsabilidad, en bondad y en ejemplaridad”, añadió.

Todo ello tuvo lugar durante la entrega de estos galardones, considerados los más importantes del mundo después de los premios Nobel.  El rey Felipe VI habló del valor de los mismos como el “homenaje y tributo a la ejemplaridad” y como “una referencia fundamental para los más jóvenes”, para los que también tuvo unas significativas palabras: “Tenemos la obligación de dejarles un mundo mejor y de ayudarles a construirlo. Y también tenemos la responsabilidad de fomentar en ellos el espíritu crítico, el deseo de verdad y la capacidad de preservar los valores profundos y perennes de la cultura y el humanismo”.

886831

2019-10-19T11:44:34-05:00

article

2019-10-19T11:44:34-05:00

alagos_86

none

Marta Moya Domínguez

El Mundo

El primer discurso de la princesa Leonor en medio de protestas en Cataluña

75

4673

4748