El problema que destapó un video en Argelia en el que un niño es golpeado por un adulto

La grabación muestra cómo un hombre golpea a un menor de edad, al parecer proveniente de otro país, mientras otros se ríen. Detrás del hecho hay cientos de denuncias al gobierno por abusos y maltratos a los inmigrantes.

Foto de referencia.iStock

Un fuerte golpe en la cara a un niño migrante y las burlas de las personas que contemplaron y grabaron la escena han desatado la controversia e indignación en las redes sociales de Argelia después de que el polémico vídeo se haya hecho viral. La secuencia muestra cómo el niño, que aparenta corta edad, se acerca a un hombre que va a subir a un autobús, y cómo este le suelta un manotazo en el rostro que lo derriba y lo hace rodar por el barro. La agresión no es un hecho aislado, pues la situación en Argelia es muy complicada para los migrantes. 

Segundos después, el niño se levanta y se acerca a la puerta del autobús llorando entre las risas de quienes ven y registran con el teléfono móvil la escena, que en vez de consolar al pequeño o reprender al agresor se burlan de él y de otro de similar edad que aparece después. La agresión ocurrió en la ciudad oriental de Annaba, próxima a la frontera, y ha desatado la polémica en las redes sociales de un país cuyo gobierno ha sido acusado por diferentes organizaciones de defensa de los derechos humanos de violar los derechos de los migrantes.

(Le puede interesar: Europa llegó a su límite con la migración ilegal)

Diferentes personas han pedido al propio gobierno, a través de plataformas como Twitter o Facebook, que abra una investigación e identifique y castigue tanto al agresor como a aquellos que grabaron el vídeo, de apenas 35 segundos. Una investigación, que al parecer ya ha emprendido la Policía de Annaba, una de las ciudades que inmigrantes subsaharianos usan en la costa de Argelia para tratar de contactar con contrabandistas y pasar de forma irregular a Europa.

Pese a que son muchos los que aseguran que "esta es la actitud de una persona, y no puede ser generalizada a todos los argelinos", otros han llegado a defender y a opinar que "debe haber una razón para que le abofeteara". El mismo usuario de Twitter asegura que "quizá el niño hizo algo erróneo como pegarle al hombre o intentar robarle el dinero. Los niños migrantes llegan sin nada, ni padres ni dinero, y por eso hacen cosas malas que enfadan a los habitantes locales".

"Debemos tener empatía con el niño, pero si alguno sufre algún daño por su culpa como este hombre, haría lo mismo", asegura el usuario.

El pasado 28 de junio, la organización internacional Human Right Watch (HRW) denunció el tratamiento "inhumano" que el régimen argelino da a miles de hombres, mujeres y niños migrantes, en su gran mayoría subsaharianos. "Desde enero, Argelia ha expulsado a miles de hombres, mujeres y niños a Níger y Mali en condiciones inhumanas, y en muchos casos sin considerar su estatus legal en Argelia o el grado de vulnerabilidad individual", dijo hoy HRW en un comunicado.

(Ver más: El caos migratorio se extiende)

La organización exhortó, asimismo, al Gobierno argelino a poner fin a las expulsiones arbitrarias y sumarias, y pidió desarrollar un sistema de asignación equitativa y legal de los migrantes en situación irregular. En un informe presentado el pasado febrero, Amnistía Internacional (AI) aseguró que más de 6.500 inmigrantes procedentes de África subsahariana fueron víctimas de detención arbitraria y expulsión forzosa en 2017 en Argelia.

El ministro argelino del Interior, Noureddine Bedoui, admitió en mayo pasado la expulsión de unos 27.000 migrantes en los últimos tres años, pero afirmó que se hizo "en el marco del estricto respeto a los derechos humanos", y acusó a las ONG de intentar "dañar la imagen" del país.