El senador de EE.UU. que le cantó la tabla al presidente Duque por trino de Cabal

Patrick Leahy, el senador más antiguo del Congreso de Estados Unidos, le pidió al gobierno de Iván Duque “exigir inmediatamente pruebas” a la congresista María Fernanda Cabal de las acusaciones contra el periodista Nicholas Casey del New York Times.

Senador demócrata Patrick Leahy (d), durante la nominación del fiscal Jeff Sessions. AFP

La reciente investigación del New York Times (NYT) que puso al país en las portadas de la prensa internacional por el posible regreso de los falsos positivos no ha dejado de ser tema de conversación.

(Le recomendamos: "Ha surgido un patrón de asesinatos sospechosos en Colombia": New York Times).

Tras la publicación del reportaje Las órdenes de letalidad del ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales, que ocupó parte de la portada del reconocido medio norteamericano, la senadora María Fernanda Cabal aseguró en su cuenta de Twitter que el periodista del NYT encargado de la investigación había estado “de gira” con las Farc, y puso en tela de juicio su rigor periodístico insinuando que le habían pagado por el reportaje, al que tildó de “Fake News”.

 

 

En el artículo, Casey denunció que a los comandantes del Ejército se les había ordenado “lanzar operaciones con un 60-70 por ciento de credibilidad y exactitud”, entre otras estrategias para aumentar los resultados.

Sin embargo, tras el comentario de Cabal, el periodista consideró que las “acusaciones falsas” que hizo la senadora del Centro Democrático lo ponían en riesgo y decidió abandonar el país.

(Puede leer: Por "acusaciones de María Fernanda Cabal", periodista de New York Times salió del país)

“He tomado la medida de mantenerme fuera del país por las acusaciones falsas que fueron lanzadas ayer en Twitter por María Fernanda Cabal y replicadas por varios políticos en las últimas 24 horas. Este tipo de acusación no tiene sustento y es grave dado la falta de seguridad que Cabal ya sabe que encontramos en este país como periodistas”, escribió el periodista a El Espectador en un correo tras publicar, a su vez, por su red social, las pruebas que sustentaban su investigación.

 

 

También el Departamento de Comunicaciones del New York Times se manifestó sobre el mensaje de la senadora uribista, respondiéndole su trino. “The New York Times no toma partido en ningún conflicto político en ninguna parte del mundo. Informamos de manera precisa e imparcial. En Colombia hemos escrito historias muy duras sobre las Farc, los grupos rebeldes y otras organizaciones criminales. En este caso, simplemente informamos lo que dicen los documentos escritos por el ejército, así como la información proveniente (de) los mismos oficiales colombianos”.

(Le puede interesar: Ecos de la publicación de “The New York Times”)

Ahora, a las críticas se le suma Patrick Leahy, el senador que ocupa el rango más alto del partido demócrata en la Comisión de Apropiaciones y que, además, ha sido fundamental en las ayudas que desde el Congreso de Estados Unidos se gestionan para Colombia. Leahy pidió al gobierno de Iván Duque demostrar las acusaciones de la senadora, o salir a “denunciarla en público”, y aseguró que "la libertad de prensa es vital en cualquier sociedad democrática, y es responsabilidad de los oficiales del gobierno defenderla".

 

 

"En el pasado el ejército violó las leyes de la guerra de manera repetida al asesinar a civiles para elevar el conteo de bajas sin que por ellas se haya castigado a quienes ordenaron y permitieron esta práctica. El General (Nicacio) Martínez se ha visto el mismo implicado y que ahora el Ejército quiere reafirmar el uso de esas tácticas debe ser condenado con mucha firmeza por EE. UU.", aseguró el senador al diario El Tiempo, tras advertir que se trata de una estrategia que solo ha mancillado la reputación del Ejército.

 

 

Leahy también hace parte del grupo de senadores de EE.UU. que envió una carta al presidente Iván Duque expresando su preocupación por el nombramiento de militares señalados por Human Rights Watch por presuntas violaciones a los derechos humanos en altos cargos del ejército; entre esos, el Mayor General Nicasio de Jesús Martínez, actual Comandante del Ejército, a quien el mandatario pensaba ascender al cargo de General.