El suicidio de tres agentes en Nueva York alerta a la Policía de la ciudad

En las últimas dos semanas, tres agentes de la Policía de Nueva York (EE. UU.) alertó sobre una crisis de salud mental en el cuerpo de seguridad. Piden actuar.

El suicidio de tres agentes en Nueva York alerta a la Policía de la ciudad.EFE

El suicidio de tres agentes de la Policía de Nueva York en las últimas dos semanas ha alertado a los cuerpos de seguridad de la ciudad y su máximo responsable lo ha calificado de "crisis de salud mental" y ha asegurado que "es necesario actuar".

"Tenemos que cuidarnos los unos a los otros, tenemos que abordar este asunto ya", dijo el comisario de la Policía de Nueva York, James O'Neill, en su perfil de Twitter.

Ver más: Un año después del tiroteo de Parkland, tres estudiantes sobrevivientes se suicidan

En un comunicado, O'Neill explicó que el último suicido ocurrió este viernes en el barrio neoyorquino de Staten Island, en la isla del mismo nombre, cuando un detective de 29 años de edad y seis de servicio se quitó la vida.

"No se puede permitir que esto continúe", asegura el comunicado, en el que no se explican las razones que llevaron a los agentes a matarse.

En la nota, el comisario pide a los compañeros que estén sufriendo cualquier tipo de problema psicológico que acudan a un profesional.

Ver más: Estudio vincula serie "13 reasons why" con aumento de suicidios 

"No es ninguna vergüenza el hecho de pedir ayuda de los muchos recursos con los que contamos, tanto dentro como fuera del departamento", dice la nota después de contar que si bien los policías se dedican a ofrecer asistencia, también tienen ellos que solicitarla cuando la necesitan.

El comunicado va acompañado de varios números de teléfono tanto dentro del Departamento de Policía como de otras instituciones.

Además, O'Neill pidió también a los agentes que acudan a estos lugares o que lleven a los compañeros que puedan necesitar ayuda a estos profesionales para abordar este asunto, "porque no desaparecerá solo".

"Aceptar ayuda no es un signo de debilidad, sino, al contrario, es una señal de gran fuerza", dice la nota que concluye insistiendo: "debemos hablar y debemos acabar con esta crisis juntos".