"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

El turismo español batió récord por quinto año consecutivo

Según el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, España recibió a 82 millones de visitantes internacionales, casi siete millones más que el año anterior, pese a un 2017 marcado por los atentados yihadistas de agosto en Cataluña, que dejaron 16 muertos, y la agitación política que dominó esta misma región.

Foto de referencia. Pixabay

España batió un nuevo récord en 2017 al recibir a 82 millones de visitantes internacionales, casi siete millones más que el año anterior, y es ya el segundo destino mundial, anunció este miércoles el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, desde Roma. (Lea: El turismo en España se resintió en octubre por la crisis catalana)

"Ochenta y dos millones de ciudadanos extranjeros llegaron a España el pasado año, un 9% más que en el año 2016, y los ingresos fueron de 87.000 millones de euros, un 12% más" que el año anterior, explicó Rajoy tras participar en una cumbre de los siete países del sur de la UE centrada en la inmigración.

Con esos datos en mano, el dirigente aseguró que España, tercer destino mundial en 2016, se ha convertido ya en el segundo país en llegadas y en ingresos, gracias al "gran esfuerzo" del sector para "ser más competitivo".

España superaría así a Estados Unidos y se situaría sólo por detrás de Francia, que en 2017 espera haber batido un nuevo "récord histórico" con entre 88 y 89 millones de visitantes internacionales, según avanzó en diciembre el ministerio francés de Exteriores.

El turismo español batió su récord por quinto año consecutivo, pese a un 2017 marcado por los atentados yihadistas de agosto en Cataluña, que dejaron 16 muertos, y la agitación política que dominó esta misma región, la más visitada del país, en el último trimestre del año.

LEA: Turismo en Cataluña, en picada

En octubre, Cataluña recibió un 4,7% de turistas extranjeros menos que en el mismo mes de 2016, en un contexto dominado por el referéndum ilegal de independencia y semanas de manifestaciones multitudinarias en Barcelona. La caída en Cataluña provocó igualmente una desaceleración en el conjunto del país.

En 2016, con 75,3 millones de visitantes, España se ubicó en el tercer lugar a nivel mundial, aunque muy cerca de Estados Unidos (75,6), en una clasificación encabezada por Francia con 82,6 millones de visitantes.