El voto electrónico en Brasil

Brasil posee uno de los sistemas más modernos de votación, con instrumentos electrónicos de recibimiento y verificación de votos, con rapidez y confiabilidad. Quinto país del mundo en población, es uno de los pocos que anuncian el resultado de las elecciones pocas horas después del cierre de las votaciones.

Un hombre observa los titulares de la prensa sobre el desarrollo de la campaña electoral en Brasil.AFP

Para que el voto sea registrado, el elector necesita digitar el número del candidato escogido en el teclado de la urna electrónica. En seguida, aparecerán en la pantalla la foto, el número, el nombre y la sigla del partido del candidato. El elector debe verificar si las informaciones son correctas, luego clicar para “confirmar” y registrar el voto o “corregir” para reiniciar el proceso.

Según el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, con sede en Estocolmo, 32 países incluyeron la tecnología en su sistema electoral para volverlos más ágiles y garantizar transparencia en sus procesos electorales.

En la lista están Suiza, Canadá, Australia y Estados Unidos (solamente en algunos estados); en América Latina: México, Perú y Venezuela; en Asia: Japón, Corea del Sur y la India (la mayor democracia del mundo, con 800 millones de electores), la cual optó por urnas electrónicas similares a las de Brasil.

(Le puede interesar: Mujeres, la fuerza electoral en Brasil a la que le apuntan los candidatos)

Sin embargo, Brasil fue pionero en el voto electrónico y es uno de los pocos países que consiguió expandir la votación electrónica a la totalidad de sus electores. Fue puesto en marcha en 1996, con el fin de disminuir la interferencia humana en las elecciones. En aquel entonces solamente dos tercios de los electores tuvieron acceso a la urna electrónica. En 2000, fue alcanzada la informatización total.

Actualmente el sistema es un referente internacional y atrae el interés de varias naciones que desean fortalecer la cooperación con el Tribunal Superior Electoral (TSE) con el objetivo de conocer la experiencia brasileña. Brasil es el único país del mundo que utiliza un sistema de votación totalmente electrónico, pues no cuenta con registro físico.

Por medio de cooperación, algunos países como Argentina, Costa Rica, Ecuador, Guinea-Bissau, Haití, México y Paraguay ya utilizaron urnas desarrolladas por el Tribunal Superior Electoral.

Según la Asesoría de Asuntos Internacionales (AIN) del TSE, desde 1996 hasta hoy el Tribunal Superior Electoral firmó más de 40 acuerdos de cooperación, envió más de 30 misiones técnicas al exterior y recibió más de 70 visitas.

En las elecciones municipales de 2016, más de 30 países enviaron autoridades para acompañar la jornada electoral y conocer el sistema brasileño. En la actualidad, los préstamos fueron sustituidos por transferencia de conocimiento, para que cada país pueda adaptarlo a su realidad.

(Le recomendamos: Así es Bolsonaro, el Trump tropical )

Según el secretario de tecnología de información del TSE, Giuseppe Janin, “la urna electrónica brasileña fue idealizada y creada para atender la realidad nacional. Brasil no fue al mercado a adquirir soluciones para la automatización del voto. El proyecto fue desarrollado internamente, por esto responde a nuestras necesidades y se ajusta a nuestra realidad”.

De este modo, cuando una misión va a Brasil para conocer el sistema electrónico de votación, se relata la historia de desarrollo de la urna electrónica, incluyendo detalles técnicos.

En estas ocasiones, casi siempre se suscitan dudas sobre la posibilidad de rastrear los votos digitales en la urna, grado de seguridad en la transmisión de los votos digitados y también sobre los programas utilizados para procesar los votos.

Con todo, en 22 años de utilización de la urna electrónica no hay un solo caso de fraude.

*Profesora Universidad Externado de Colombia

814081

2018-09-24T21:00:00-05:00

article

2018-09-24T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Beatriz Miranda

El Mundo

El voto electrónico en Brasil

30

4053

4083