En Costa Rica las iglesias no podrán intervenir en política

La justicia de Costa Rica le pidió a las iglesias que se abstengan de pronunciarse sobre temas electorales. El próximo 4 de febrero los costarricenses eligen presidente.

Imagen de referenciaPixabay

El Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica (TSE) ordenó hoy a la iglesia Católica y la Evangélica abstenerse de difundir manifiestos que directa o implícitamente representen un llamado, apoyado en razones religiosas, a votar por ciertos partidos.

Las iglesias deben "abstenerse de difundir manifiestos públicos que, directa o implícitamente, representen un llamado (apoyado en razones o símbolos religiosos) a votar por ciertos partidos o abstenerse de hacerlo por otros", indicó el TSE en una medida cautelar.

La orden es una medida cautelar contra la Conferencia Episcopal y la Federación Alianza Evangélica Costarricense, tras la admisión para trámite de un amparo electoral presentado el 22 de enero ante el TSE por una persona no identificada.

(Le puede interesar: La unión de religión y política no conviene a nadie: presidente de la Conferencia Episcopal)

El amparo se presentó contra un texto firmado por ambos grupos religiosos en el cual exponen su oposición al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el aborto y la llamada ideología de género, y piden a los candidatos "no olvidar las convicciones cristianas".

"El Tribunal también ordena a estas dos organizaciones instruir a sus sacerdotes y pastores sobre la prohibición de utilizar el púlpito, sitios de oración o ceremonias litúrgicas para inducir el voto de sus feligreses", explica el TSE.

El artículo 28 de la Constitución Política de Costa Rica indica: "No se podrá hacer en forma alguna propaganda política por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose, como medio, de creencias religiosas".

En el manifiesto publicado el pasado 20 de enero, ambos grupos religiosos reafirman "el valor absoluto de la vida humana desde su concepción" y que "la familia que se basa en el matrimonio debe encontrar el apoyo y protección del Estado, más allá de las imposiciones internacionales".

Esto ocurrió unos días después de la publicación de una opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) favorable al matrimonio gay.

"Hacemos un llamado a todos los cristianos y a todos los ciudadanos a participar de las elecciones de 4 de febrero meditando delante de Dios y de sus consciencias su voto (...) a los candidatos les pedimos ser consecuentes con sus promesas de campaña, ser intolerantes con cualquier acto de corrupción y que nunca se olviden de los valores y convicciones cristianas", cita el documento.

El próximo 4 de febrero más de 3,3 millones de costarricenses están convocados a las urnas para elegir al presidente y los 57 diputados de la Asamblea Legislativa para el periodo 2018-2022.

Según las encuestas, ningún candidato se acerca al 40 % de apoyo necesario para ganar en primera ronda y tampoco hay un panorama claro sobre los dos aspirantes que acudirían a la segunda vuelta, ya que las diferencias son estrechas.

La más reciente encuesta de la firma CID Gallup publicada hoy ubica en el primer lugar a Antonio Álvarez, del Partido Liberación Nacional (PLN), con un 16 % de apoyo, seguido por el candidato conservador del evangélico Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado con 14 %.

Luego aparecen el abogado Juan Diego Castro del Partido Integración Nacional (PIN) con 12 %, el socialcristiano Rodolfo Piza con 12 %, el médico Rodolfo Hernández, del Partido Republicano Socialcristiano con 7 % y el periodista Carlos Alvarado, del oficialista Partido Acción Ciudadana con 6 %.