Florence llega hoy a Carolina del Sur

En el ojo del huracán

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido blanco de críticas por su desempeño en atender la crisis que produjo el huracán María en Puerto Rico. ¿Está preparado el país para otra emergencia?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido criticado por su gestión durante el huracán María. / AP

Estados Unidos se enfrenta a una nueva emergencia meteorológica. El peligroso huracán Florence, que alcanzó el lunes la categoría 4, llega hoy a Las Carolinas y a extensas partes de la costa sureste del país, con amenaza de marejadas ciclónicas y lluvias torrenciales. Aunque el Centro Nacional de Huracanes (NHC) debilitó ligeramente el evento en las últimas horas, expertos advierten sobre el peligro del fenómeno climático cuando este toque tierra. La alerta llega en medio de poderosas acusaciones a la administración del presidente Donald Trump, de que no habría, según las denuncias, respondido de forma adecuada a la crisis que produjo el huracán María en Puerto Rico.

Una serie de documentos revelaron una cadena de deficiencias por parte de la Agencia Federal para Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA) para atender la crisis que dejó María en suelo puertorriqueño. The New York Times publicó en febrero que uno de los contratos que realizó FEMA para subsanar la escasez alimentaria tras el paso del devastador huracán no cumplió con las expectativas. Para el momento de la catástrofe se necesitaban 30 millones de comidas. La agencia recurrió a la empresaria Tiffany Brown, dueña de la compañía Tribute Contracting LLC, para que se encargara de la tarea y le otorgó US$156 millones por el trabajo. Brown, quien no contaba con la mano de obra necesaria para atender el pedido, contrató a su vez a otros proveedores para que respondieran a la demanda. Para el momento en el que se debían entregar 18,5 millones de las comidas, Brown solo había entregado 50.000 y, lo que fue peor, estas no cumplían con los requisitos para la crisis, pues se había solicitado de manera específica que se pudieran “autocalentar”.

El error de FEMA y Brown en los primeros días de la crisis fue analizado cuatro meses después de la emergencia y reveló otros problemas en la administración de los recursos. La agencia le pagó US$ 30 millones a Bronze Star LLC, una compañía recién creada en Florida, para surtir de lonas y láminas de plástico a Puerto Rico para proteger a sus habitantes de las tormentas. La empresa tuvo un retraso y nunca entregó las lonas a la isla. Aunque FEMA rescindió el contrato y se lo dio a OSC Solutions Inc, con 20 años de experiencia en el mercado, la demora en la entrega afectó a cientos de puertorriqueños.

Si bien el esfuerzo de FEMA se dificultó debido a la ubicación de la isla de Puerto Rico, hay factores que indican que la agencia no operó debidamente. Otras denuncias señalan que el personal de FEMA para atender la crisis no era el adecuado. Para octubre de 2017, el 54 % de la nómina de FEMA no tenía la calificación necesaria para atender desastres. Según afirmó Chris Currie, director de emergencias en la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos, cuando María llegó a Puerto Rico, “FEMA estaba en el fondo”. “A la agencia le costaba atraer gente y personas calificadas”, señaló. Lea también: El paso de Florence, un huracán extremadamente peligroso

No es la primera vez que el gobierno federal es investigado por el uso de recursos para atender emergencias. Tras el paso del huracán Katrina en 2005, tanto el Partido Demócrata como el Partido Republicano investigaron en el Congreso el fraude y caos generado por los contratos del FEMA para atender la emergencia. Tanto Ray Nagin, alcalde de Nueva Orleans, donde pasó el huracán, como la gobernadora de Lusiana, Kathleen Blanco, y el presidente George W. Bush fueron altamente criticados por sus decisiones en la crisis. El caso Katrina terminó por derrumbar la popularidad de Bush, quien terminó aceptando la responsabilidad por la respuesta tardía a la crisis. La diferencia entre los casos de Katrina en Nueva Orleans y María en Puerto Rico radica en que, en el huracán de 2005, los republicanos sí permitieron una investigación.

El Partido Demócrata ha acusado ahora a los republicanos, quienes actualmente son dueños de las mayorías en el Congreso, de querer “aislar” a Trump de las investigaciones sobre María. Según un informe de demócratas que pertenecen al Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, los republicanos bloquearon todos los esfuerzos para convocar una votación sobre realizar una investigación a la entrega de contratos, además “el presidente del Comité de Supervisión, Trey Godwy, y otros republicanos no llevaron a cabo una investigación creíble”, señala el documento. Hasta el momento solo se ha realizado una audiencia sobre el caso, pese a las intenciones de demócratas de realizar más.

Los efectos de María continúan sin ser revelados. Aunque Trump se autofelicitó el martes por su labor en la emergencia, todavía existe incertidumbre sobre el número de fatalidades que el huracán causó y la administración de los recursos a menos de una semana para que se cumpla un año de la tragedia. Hoy, Estados Unidos asume un nuevo reto con la emergencia de Florence. La pregunta es: ¿estarán Trump y el FEMA preparados? Lea puede interesar: Casi 3.000 muertos por huracán María, según estudio