¿En qué consiste el escándalo con el contrato que quiere regresarle la luz a Puerto Rico?

El contrato para reestablecer el servicio de energía eléctrica en Puerto Rico le tocó a una empresa de Montana que tenía tan solo dos empleados.

AFP

El día en que el huracán María golpeó Puerto Rico con vientos de más de más de 250 kilómetros por hora, en Montana, la compañía Whitefish tenía tan solo dos empleados. Hoy defienden a capa y espada el contrato de 300 millones de dólares para regresarle el servició de energía eléctrica que la isla no ha podido dreestablecer desde el paso del huracán.

Por el momento, la producción de energía en Puerto Rico ha ido aumentando lentamente y ahora ronda el el 25% de la capacidad que existía antes del paso de María. Lo que sí se incrementó con una rapidez sin precedentes fue el número de empleados de Whitefish que ya cuenta con 300 personas contratadas y espera tener una nómina compuesta por otros 700 empelados.

(Lea también: Trump se da un 10/10 por su respuesta en Puerto Rico)

El contrato con Whitefish levantó sospechas en el gobierno estadounidense y ya está siendo investigado por las dos cámaras del Congreso. Todo empezó el mes pasado, cuando PREPA, la empresa encargada del servicio de energía eléctrica en la isla le otorgó el contrato a Whitefish sin que existiera ningún tipo de licitación. Al parecer, no se consideró el escaso número de empleados de tiempo completo trabajando en la empresa, ni el hecho de que existiera hace apenas dos años.

Antes de acuerdo que logró con PREPA, el contrato más grande de Whitefish había obtenido fue para reemplazar una línea de transmisión de 4,8 millas en Arizona. Los 1,3 millones que se asignaron a ese proyecto palidecen al lado de los que la empresa recibió para trabajar en Puerto Rico.

Según el gobernador de la isla, Ricardo Rosello, el contrato fue atribuido porque Whitefish no pedía un pago de contado y estaba dispuesto a comenzar sus labores inmediatamente “Entre aquellos que cumplían los requerimientos para cumplir con los cronogramas y traer brigadas (de trabajadores) uno estaba pidiendo una gran cantidad de dinero, que PREPA no tenía liquidez para pagar, y el otro no lo requería. Ese otro es Whitefish.”

(Lea también: Así se ve Puerto Rico después del paso del huracán María)

A pesar de la urgencia con la que las autpriodades puertorriquelas parecen haber actuado, los salarios de los operarios no dejan de ser inquietantes. Según información recogida por la agencia EFE, se trata de 270 dólares por cada hora de trabajo en el caso de los empleados que realizan sus cobros a la Autoridad de Energía Eléctrica de la isla y 330 en el caso de los supervisores.  

 El gobierno de Puerto Rico advirtió hoy de graves consecuencias si una investigación en curso determina irregularidades en la contratación "Si alguien metió la mano donde no la tenía que meter, que se fría en la cárcel", prometió el secretario de Asuntos Públicos de Puerto Rico, Ramón Rosario, en referencia a las contrataciones y en una conferencia de prensa. El problema es que, por la naturaleza de los involucrados, la posibilidad de pagar prisión es muy remota.

-¿Quién está detrás del contrato-

Aunque nació hace poco, Whitefish tiene una larga historia con el partido Republicano. La compañía es financiada a través de HBC Investments, un fondo de inversión detrás del cual está Joe Colonnetta.

Desde Dallas, Colonnetta se ha convertido en una importante figura del partido republicano en Texas, al punto en que su experiencia en el sectorfinanciero le ganó la responsabilidad de administrar el sistema de pensiones texano, justo en la época en la que el republicano Rick Perry oficiaba como gobernador de ese estado.

(Lea también: Puerto Rico: con el agua hasta el cuello por las deudas y María)

Pero el idilio con los republicanos no termina ahí. Durante la campaña presidencial que llevó a Trump a la Casa Blanca, Colonnetta fue uno de los grandes contribuyentes a las aspiraciones políticas del actual mandatario y también ha realizado generosas donaciones al partido republicano.

El Washington Post también reportó que Andy Techmanski, director ejecutivo de Whitefish, es amigo personal del secretario del Interior Ryan Zinke, quien además es oriundo de la pequeña localidad en Montana en la que está ubicada la cede de Whitefish.

El portal Daily Beast También publicó fotos en las que la esposa de Joe Colonnetta, Kimberly,  aparece en la fiesta de posición del actual presidente y en compañía de Ben Carson, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano. También hay fotografías en las que, en el mismo evento, posas junto al secretario de Estado Rex Tillerson Kimerly Colonnetta, como su esposo, también es reconocida en los círculos republicanos por sus donaciones al partido.