Entérese por qué el presidente peruano podría ser destituido esta semana

El próximo jueves el Congreso peruano decidirá si destituye o no al presidente. Se lo acusa de "incapacidad moral" por sus vínculos con la constructora brasilera Odebrecht.

EFE

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, prepara su defensa para el próximo jueves, cuando se presentará ante el Congreso, que lo citó a raíz de su presunta participación en la trama de corrupción de Odebrecht, en la que habría recibido dineros a cambio de brindarle asesorías a la constructora entre los años 2004 y 2007, cuando Kuczynski formaba parte del gobierno de Alejandro Toledo.

Mediante una carta al presidente del congreso, el opositor Luis Galarreta, el presidente solicitó una copia de la moción que pide su destitución, así como el expediente en su contra elaborado por varios parlamentarios opositores.

(Lea también: Los Fujimori se roban el “show” en el primer año de Kuczynski)

Con el fin de preparar su defensa, Kuczynski requiere "el juego completo de todos los certificados que van formar parte del debate en el pleno del jueves 21”

El Congreso peruano está controlado por una amplia mayoría de opositores fujimoristas. Para que el juicio político salga adelante, se necesitan 87 de los 130 votos en el Parlamento, una cifra que no es difícil de alcanzar si se considera que en el 71 parlamentarios pertenecen a las filas fujimoristas.  

 La incertidumbre política que vive Perú ante lo que para muchos es la inminente destitución del presidente tendrá un "fuerte" impacto en la economía peruana, principalmente en la inversión.

"La incertidumbre generará un impacto fuerte en la economía peruana, principalmente en el sector privado debido a que los empresarios extranjeros retrasarán sus inversiones hasta que existe un mejor panorama", le dijo el analista económico Jorge Gonzales Izquierdo la AFP.

Aunque Perú registra un crecimiento superior al de la mayoría de sus vecinos (3,9% en 2016), tuvo que recortar en un punto sus expectativas de crecimiento para 2017, a 3,8%, debido al escándalo de Odebrecht, que llevó a paralizar algunas obras.

-En busca de ayuda internacional-

Por su parte, el ex presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano recomendó hoy al presidente pedir a la Organización de Estados Americanos (OEA) la aplicación de la Carta Democrática Interamericana frente al proceso de destitución que emprendió el Congreso contra el mandatario.

Cateriano, que es abogado de profesión, afirmó a Ideele Radio que "la democracia peruana está en juego" ante los procesos emprendidos por el Congreso y cuyo principal objetivo no solo sería la destitución de Kuczynski, sino que también el Fiscal de la Nación y cuatro jueces del Tribunal Constitucional.

"Creo que hay una grave alteración del orden constitucional. Estamos ante un eventual golpe de Estado en marcha. Es sumamente grave. No entiendo la razón por la que el presidente Kuczynski y la Cancillería todavía no han pedido a la OEA la aplicación de la Carta Democrática", dijo Cateriano.

El exministro y excongresista explicó que el proceso de la aplicación de la Carta Democrática es inmediato y serviría para restituir a Kuczynski en el cargo si el Parlamento procede con la destitución, cuya votación se celebrará este jueves.

(Le puede interesar: Congreso de Perú aprueba debatir destitución Kuczynski por incapacidad moral)

Cateriano, que ocupó el cargo del primer ministro durante el Gobierno de Ollanta Humala (2011-2016), denunció que Kuczynski "ha sido amenazado por el Congreso, porque le han dado un ultimátum: o usted renuncia o lo destituimos".

Acusó al partido fujimorista Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, de "interrumpir el orden constitucional por motivaciones políticas e intentar violentar la voluntad popular expresada en el voto".

"En el fondo es la venganza del fujimorismo frente a una derrota electoral de Keiko Fujimori que nunca asumió", dijo Cateriano en referencia a las elecciones presidenciales de 2016, cuando Kuczynski se impuso sobre la candidata fujimorista por una diferencia de apenas 40.000 votos.

El exministro lamentó que "la calidad de la democracia peruana está en caída libre desde que Keiko Fujimori controla el Poder Legislativo, porque no está dentro del estándar internacional de contrapeso frente al Ejecutivo".