España: aniversario 40 de su Constitución, en busca de la unidad perdida

España conmemoró hoy el cuarenta aniversario de su Constitución democrática en busca de la unidad que permitió acordar el texto y que ahora falta para discutir cómo reformarla para abordar los nuevos retos que afronta la sociedad.

Parlamento español durante conmemoración de la Constitución española.AFP

Entre crecientes enfrentamientos nacionalistas e independentistas, sobre todo en las regiones de Cataluña y el País Vasco, y un mayor rechazo a la monarquía por parte de los grupos más a la izquierda, la posible reforma del texto constitucional protagonizó hoy la discusión, aunque sin un mínimo acuerdo sobre cómo hacerlo.

Un acto oficial marcó hoy la celebración más formal, con una sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento y el Gobierno, a la que acudió la familia real y todos los expresidentes del Gobierno español y los padres de la Constitución que siguen vivos.

El rey Juan Carlos I de España, que abdicó en junio de 2014, se convirtió en el gran protagonista de la sesión por el 40 aniversario de la Constitución.

(Le puede interesar: El cuñado del Rey de España tiene cinco días para elegir su cárcel y entregarse)

Siete años después de la última vez que estuvo en el salón de plenos, el rey emérito recibió, junto con la reina Sofía, una prolongada ovación de casi dos minutos a cargo de los diputados y senadores de PP (conservador), PSOE (socialista), Ciudadanos (liberal) y algunos partidos minoritarios que asistieron a la sesión presidida por su hijo, Felipe VI.

Con la ausencia de los independentistas catalanes y los nacionalista vascos, solo los diputados de la coalición izquierdista Unidos Podemos, que lucieron un símbolo republicano en sus chaquetas, dejaron de sumarse a una ovación que calificaron de "vergonzosa" por la negativa del Congreso a investigar los negocios del rey emérito.

Esta fue la primera vez que dos reyes estaban en el Congreso español, puesto que Juan Carlos I no acudió ni a la proclamación como rey de su hijo en 2014 ni al acto de junio de 2017 por el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas tras el franquismo, una ausencia que entonces generó mucha controversia.

El protocolo estableció que Juan Carlos I, apoyado en su bastón, y la reina Sofía, entraran en primer lugar en el salón de plenos para ocupar un sitio de honor en el centro delante del banco azul.

Lo hicieron flanqueados por los exjefes del Gobierno Felipe González (PSOE), José María Aznar (PP), José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP), y los tres autores de la Constitución que quedan vivos.

(Ver más: Felipe VI ya es el rey de España)

El homenaje a Juan Carlos I se verbalizó en los discursos de su hijo y de la presidenta del Congreso, Ana Pastor (PP, centroderecha).

"Una monarquía parlamentaria que impulsó mi padre, de forma tan decisiva y determinante, durante aquel periodo transcendental de nuestra historia", dijo el actual monarca, quien elogió también "el apoyo permanente y comprometido" de la reina Sofía.

El acto de hoy representó un broche especial a un año complicado para Juan Carlos I, que arrancó con la celebración de su 80 aniversario y que se fue enmarañando con hechos como las grabaciones a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en la que ésta le acusaba de tener cuentas bancarias en Suiza y de utilizarla como testaferro, o como la reciente foto con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman.

 

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas