Esposa de tripulante de submarino argentino, agredida por decir que no hay supervivientes

Itatí Leguizamón, mujer de uno de los 44 tripulantes del submarino argentino desaparecido en el océano Atlántico desde el 15 de noviembre, aseguró hoy haber sido agredida por familiares de otros marineros después de que ella diera por hecho en televisión "que están muertos".

Itatí Leguizamón, mujer de uno de los 44 tripulantes del submarino argentino desaparecido en el océano Atlántico desde el 15 de noviembre.EFE

"Se sintieron ofendidos porque yo estoy afirmando que están muertos, algo que a ellos les siguen alimentando que no, que están bien y vivos", expresó Itatí Leguizamón, esposa del radarista Germán Oscar Suárez, en declaraciones a la prensa en Mar del Plata, base del submarino y a donde debió llegar hace más de una semana.

Leguizamón relató que al intentar entrar en la Base Naval, lugar en el que decenas de familiares de los tripulantes esperan conocer noticias de sus seres queridos acompañados por equipos de psicólogos, "varias personas" la insultaron y le dijeron que se fuera y que "no vuelva más" hasta que ellos le avisen.

"Estaba ingresando y vino una y me quiso pegar. Yo no voy a pegar, no soy una conventillera. Si me pegan voy a tener que dejar que me peguen porque yo no voy a recurrir a la violencia. Si ellos son violentos es su problema, remarcó la mujer, quien el pasado sábado por la noche, en el programa "La Noche de Mirtha Legrand", asumió que no hay supervivientes entre la tripulación.

La esposa de Suárez recalcó que ella puede "pensar lo que quiera", al igual que quien opina distinto, pero se preguntó "por qué" tienen que agredirla si está atravesando "el mismo dolor".

"La hermana está acá, los padres lo aceptaron y si ellos no lo quieren aceptar es su problema. Cada cual acepta lo que quiere", sentenció.

"Sos una desgraciada, ¡qué tenés que estar diciendo que están muertos, vos porque no sos madre!", cuenta Leguizamón que le exclamaron diversos familiares.

Leguizamón opinó que lo sucedido al submarino "fue una implosión" y "no hay una posibilidad de vida".

Hasta el momento, la Armada, de la que depende el submarino, insiste en que por cautela y hasta que no se encuentre la nave, en lo que están trabajando medios aéreos, navales y logísticos de Argentina y otros 13 países, no se pueden hacer "conjeturas" respecto a cuál puede ser el estado actual de los marineros.

Sin embargo, con el paso de los días y tras conocerse que poco después de perderse la comunicación con el buque, el día 15, se registró una explosión cerca de la zona donde se reportó por última vez, diversos familiares dan por hecho que no hay supervivientes.