Estado de salud de Merkel preocupa a sus seguidores

La canciller alemana, Angela Merkel sufrió un nuevo temblor, el tercero en un mes, durante la recepción del primer ministro de Finlandia. Aunque la líder aseguró que todo estaba bien, crecen las preocupaciones sobre su estado de salud.

Angela Merkel, de 65 años, aseguró ante la prensa que se encuentra bien de salud.EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, insiste en que goza de buena salud pese a que experimentó un nuevo temblor en su cuerpo frente a las cámaras, durante el recibimiento del primer ministro de Finlandia, Antti Rinne. Los movimientos involuntarios de la líder alemana han provocado especulaciones sobre su salud. El primer de ellos se registró el pasado 18 de junio, cuando se le vio temblar durante los honores militares al presidente ucraniano, Voldymyr Zelenskiy, durante una visita oficial a Alemania.

Merkel, en el poder desde hace 14 años, apareció este miércoles, una hora después del encuentro con Rinne, sonriente ante la prensa y se mostró tranquilizadora. "Estoy muy bien. No hay que preocuparse", declaró. La canciller aseguró que todavía se estaba recuperando psicológicamente de un primer impactante episodio de espasmos, ocurrido el 18 de junio durante una ceremonia con el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, en la cancillería. "Hay avances y debo vivir con ello durante un tiempo", añadió.

Fuentes gubernamentales explicaron que no se trataba de un problema médico, sino que reaccionó con ansiedad al recordar los primeros temblores del pasado 18 de junio. Vestida con una chaqueta azul, Angela Merkel permanecía de pie junto a su homólogo finlandés mientras sonaban los himnos oficiales de ambos países cuando comenzó a temblar de forma muy visible. Le recomendamos: El emotivo discurso de despedida de Angela Merkel 

Sus brazos, su busto y sus piernas se vieron presa de pequeñas sacudidas, hasta que la canciller volvió a caminar después de los himnos. Después continuó con su agenda prevista, con una reunión con Antti Rinne y después con una rueda de prensa conjunta. Desde que se registró el primer episodio, las columnas de periódicos alemanes se han llenado con expertos médicos que especulan sobre la causa.

“Cuando Angela Merkel tiembla, toda la unión tiembla”, escribió Stephan-Andreas Casdorff en el periódico Tagesspiegel.

Sus temblores fueron en cambio menos intensos que la primera vez, en presencia del presidente ucraniano. En aquel momento lo achacó a una deshidratación relacionada con el intenso calor que hacía en Berlín. El miércoles las temperaturas en Berlín, suaves para la época estival, descartaban un incidente vinculado al calor. La dirigente sufrió otra serie de espasmos el 27 de junio durante una ceremonia oficial por la toma de posesión de la nueva ministra de Justicia en Berlín.

Merkel asistió sin embargo como previsto a la cumbre del G20 en Osaka, en Japón. Durante su viaje, no indicó en cambio sí había consultado a un médico.

"Surgen interrogantes sobre su salud", dijo el diario Bild, el más leído de Alemania, en un artículo titulado "Preocupación por la canciller".

La jefa del gobierno va todavía acompañada de un médico y de un auxiliar médico del ministrio de Relaciones Exteriores cuando viaja a cumbres internacionales o realiza visitas de Estado. La canciller sufrió una fractura del anillo pélvico en 2013 después de caerse practicando esquí de fondo y escondió durante semanas el dolor, antes de anunciar el problema y reducir drásticamente su agenda.

En 2015, Merkel se cayó de su silla en una presentación de ópera en el Festival Wagner de Bayreuth, y los medios comenzaron a especular sobre su salid. El famoso tabloide alemán Bild aseguró que perdió el conocimiento por dos minutos, lo cual conmocionó a la comunidad europea. Sin embargo, el medio luego rectificó que el incidente se produjo porque la silla de la canciller se había roto. El gobierno alemán no suele ofrecer información respecto al estado de salud de la canciller, quien comúnmente da un semblante de fortaleza física.

La portavoz adjunta del Gobierno alemán Ulrike Demmer respondió hoy en una rueda de prensa ordinaria a las preguntas insistentes de la prensa que la canciller "se encuentra bien" y que tras los honores militares se entrevistó con Rinne "según lo planeado".

Agregó que la canciller ha cumplido en las últimas tres semanas perfectamente con toda su agenda y agregó que todas las ruedas de prensa que ha celebrado Merkel en estos días "son una prueba de que el gobierno está trabajando magníficamente, de manera constructiva y con mucho empeño".

A la pregunta de si además de los tres episodios de temblores en público, Merkel ha sufrido más espasmos que no han trascendido, Demmer señaló que sobre el tema en cuestión ya ha dicho todo lo que se puede decir.

Merkel señaló que comprendía la incertidumbre de los periodistas. "Pero no tengo nada especial que decir. Estoy bien", añadió. En el poder desde 2005, Merkel, al frente de una inestable coalición, se retirará de la política al término de su mandato, en 2021.

 

870211

2019-07-10T11:17:37-05:00

article

2019-07-10T11:19:03-05:00

cgomez_250775

none

- Redacción Internacional con información de EFE

El Mundo

Estado de salud de Merkel preocupa a sus seguidores

51

6671

6722