Estados Unidos: vivir con la rodilla al cuello

Noticias destacadas de El Mundo

La pandemia de coronavirus y la muerte del afroamericano George Floyd confirmaron que ser negro en el país de Donald Trump es una verdadera tragedia. Líderes afroestadounidenses dicen que su país es una nación construida sobre las bases de la discriminación y no ese paraíso de libertad, justicia social y equidad que han querido venderle al mundo.

Desafiantes, las minorías que habitan Estados Unidos se cansaron del racismo, la brutalidad policial y del discurso político que prolonga una desigualdad social histórica en la que se supone es la primera potencia mundial.

Aun a riesgo de perder sus vidas a causa del virus que ya ha asesinado a más compatriotas suyos que en ninguna otra nación (más de 100 mil), los activistas afroestadounidenses salen a las calles de más de un centenar de ciudades, desobedecen las amenazas y señalamientos del presidente, Donald Trump, violan los toques de queda y enfrentan la perturbadora presencia de la Guardia Nacional para pedir que haya un cambio, que se modifiquen las leyes y que se les repare económicamente por haber sido discriminados.

En esa tarea no están solos. Otras minorías y una buena parte de ciudadanos blancos están saliendo todos los días a acompañar las protestas; algo que comienza a inquietar a Trump y a sus bases políticas. Y todo a escasos meses de los comicios presidenciales (noviembre 3).

Muchas de esas personas que se tomaron las calles del país conviven a diario con situaciones de segregación racial. Estas son sus historias.

Le puede interesar:El policía que se arrodilló sobre George Floyd hasta causarle la muerte ha sido arrestado

ZAKIYA CARR JOHNSON, fundadora de Black Women Disrupt / Atlanta

“Si hay algo muy triste que dejó al descubierto esta tragedia del COVID-19 es que hemos avanzado muy poco en la lucha por los derechos de nuestras comunidades afros. Esta pandemia dejó al descubierto las brechas sociales en atención de salud, calidad de trabajo, infraestructura de vivienda… Creo que ese sector de nuestra sociedad, que aún pregona y presenta a nuestra sociedad como ejemplo de igualdad y de las bondades del sistema democrático, en el tema de respeto a los derechos humanos no debe sentirse cómodo con lo que encontramos.

Es lamentable ver cada día casos de violencia policial. Un hombre negro perseguido y golpeado cuando sale de su casa a recibir atención médica, otra mujer que salva vidas de las personas sin importar su color de piel es víctima en su propia casa de las balas policiales, otro muere mientras está en el parque mirando pájaros. Todos ellos por ser negros. En este país hay una cultura preexistente en la que nuestros policías son utilizados como fuerza de seguridad personal de un sector.

Con todo ese sentimiento, vemos el video de George Floyd y pensamos que nos llegó el momento de decir: “Basta”. Entonces es la hora de actuar, cada uno desde su óptica: unos marchando y otros trabajando desde otros campos de acción, ayudando a presionar para que en las próximas elecciones presidenciales la situación cambie”.

ROLAND ROEBUCK, activista afropuertorriqueño – veterano de guerra / Washington

Está claro que Estados Unidos hoy no es una democracia. Un gran segmento de la población es discriminada en todas las actividades y se le niega su participación activa en varios frentes. Vivimos un gobierno racista, xenófobo e inhumano que ha desatado toda una ola de racismo y fracturó nuestra sociedad bajo líneas raciales.

El racismo está latente en todas las áreas, pero en especial en el sistema judicial, diseñado para perdonar al blanco y condenar al afroestadounidense. Pero las manifestaciones ayudarán a poner presión en los congresistas para que redacten leyes que combatan buena parte de esas prácticas racistas.

Las protestas serán un elemento catalítico que llevarán a la movilización de un alto número de votantes en los procesos electorales y harán que se elijan candidatos que concuerden con nuestros valores.

EUCLIDES RENGIFO CÓRDOBA, afrocolombiano

Organización Cultural Uniafro / Washington

Desde mi punto de vista y experiencia vivida en Estados Unidos las comunidades afros hemos logrado forzar unas leyes que nos protegen, brindan oportunidades y nos permiten contar con movimientos políticos fuertes, estructurados y direccionados por líderes del Congreso por medio del Black Caucus, que están atentos a defender los derechos. Sin embargo, aún se debe combatir el racismo estructural demostrado en la actualidad por la brutalidad policial desmedida.

Me siento más respetado en esta sociedad norteamericana que en Colombia. No he experimentado directamente tipo alguno de discriminación o racismo por parte de los habitantes de Washington. Esta ciudad es multicultural y pluriétnica, la mayoría de sus habitantes son afroamericanos y, en su mayoría, las personas son respetuosas y tolerantes frente a la igualdad racial.

Obviamente no puedo negar un racismo estructural debido a normas dentro del reglamento policial de uso de la fuerza desmedida que están utilizando de manera brutal hacia la población afro. Con los blancos, antes de utilizar el arma letal primero utilizan el arma eléctrica, luego el arma de goma o balines, pero cuando es un operativo hacia un hombre afro directamente utilizan el arma de fuego o arma letal, eso lo dice todo.

Le recomendamos: Las razones del odio racial en Estados Unidos

SAMMY SÁNCHEZ, mentor de jóvenes afros en la Organización From Inside / Nueva York

En Estados Unidos los negros somos tratados como una propiedad. Somos parte de un sistema creado para mantenernos esclavos con la ilusión vana de libertad para no pagarnos una reparación. Todas las leyes en este país fueron creadas para que estén en contra del ciudadano negro. Vivimos una opresión racial sistemática. Somos víctimas de una permanente guerra psicológica.

Confío en que las protestas lleven a una reforma del sistema judicial estadounidense. Y espero que después de más de 400 años de humillación y sufrimiento, los afroamericanos recibamos una reparación económica, que se traduzca en educación de buena calidad, seguro médico gratuito y apoyo en dinero. ¿Por qué el gobierno sí pudo encontrar y entregar más de US$3 billones a sus ciudadanos durante esta pandemia del COVID-19? Porque el virus también atacaba a los ciudadanos blancos. Asimismo, debe haber dinero para reparar el racismo, el sufrimiento afro, la esclavitud, los efectos psicológicos y mentales de nuestro sufrimiento histórico.

Hasta que este país corrija su rumbo y nos repare, los afros van a continuar siendo oprimidos. Estados Unidos ha hecho pensar al mundo que el afroamericano llegó al equilibrio, pero esa es otra de las grandes mentiras.

https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/george-floyd-cinco-claves-para-entender-las-protestas-en-ee-uu-video-923000

Comparte en redes: