Exespía mejora su salud mientras se anuncian más sanciones contra Rusia

Las nuevas medidas de EE.UU. afectan a varios altos funcionarios del gobierno de Putin y a su yerno, Kirill Shamalov.

AFP

El exespía Serguéi Skripal, envenenado con un agente nervioso el pasado 4 de marzo, ya no está en "estado crítico" y "mejora rápidamente", informó hoy el hospital de la localidad inglesa de Salisbury donde está ingresado.

El antiguo agente y su hija Yulia resultaron envenenados con un agente nervioso del tipo Novichok, de fabricación rusa, y fueron hallados inconscientes cerca de un centro comercial de esa ciudad.

Tras el ataque en Salisbury, el Gobierno británico señaló que Rusia es responsable del envenenamiento tras identificar la sustancia utilizada como un agente nervioso.

Así, el Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, decidió expulsar el mes pasado a 23 diplomáticos rusos, mientras que Moscú hizo lo propio como respuesta.

(Lea también: Mascotas del exespía ruso Skripal murieron durante el ataque)

Poco después, catorce países de la Unión Europea (UE), así como Estados Unidos, Canadá y Ucrania, también decidieron expulsar diplomáticos rusos en solidaridad con el Reino Unido.

El hospital Salisbury District indicó hoy que la mejoría de salud que experimenta Skripal, de 66 años, se debe a que "responde bien al tratamiento".

El estado de Skripal se conoce un día después de que su hija Yulia, de 33 años, diera a conocer un comunicado en el que subrayó que se siente mejor y cobra fuerza "cada día" al tiempo que agradeció el interés de la gente por su salud.

En un comunicado divulgado hoy, la directora médica del citado hospital, Christine Blanshard, señaló que el estado de Yulia Skripal mejora a diario y que tiene deseos de sentirse lo suficientemente bien para salir pronto del centro médico.

"Cualquier especulación sobre cuándo será ese día es eso, especulación. Mientras tanto, Yulia ha pedido privacidad mientras mejora, algo que yo pido a los medios que respeten", dijo Blanshard.

"También quiero actualizarles sobre el estado de su padre, Serguéi Skripal. Él responde bien al tratamiento, mejora rápidamente y ya no está en estado crítico", agregó la directora médica.

Rusia ha negado en todo momento la autoría del ataque, pero el Gobierno de Londres insiste en que sus conclusiones están basadas en los análisis hechos por el laboratorio militar de Porta Down, en el condado de Wiltshire, cerca de Salisbury, y en información procedentes de otras fuentes.

-Más sanciones contra Rusia-

El anuncio sobre la mejora en la salud de los Skripal llega junto a un nuevo paquete de sanciones contra Rusia. El gobierno estadounidense tomó medidas contra siete oligarcas y 17 funcionarios rusos, entre ellos el yerno del presidente Vladimir Putin a quienes acusan de participar "en acciones perversas en todo el mundo", incluido el "intento de socavar las democracias occidentales".

"Los oligarcas y las élites rusas que se aprovechan de este corrupto sistema ya no estarán aislados de las consecuencias de las actividades desestabilizadoras de su Gobierno", afirmó Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos en un comunicado.

Mnuchin subrayó que el Gobierno ruso está involucrado en acciones polémicas en todo el mundo “incluida la continuada ocupación de Crimea y la instigación de violencia en el este de Ucrania".

También mencionó que el Kremlin se dedica a proporcionar "al régimen sirio de Bachar al Asad material y armas para bombardear a sus propios civiles" y lo vinculó a los intentos de "socavar las democracias occidentales y maliciosas actividades cibernéticas".

(Le puede interesar: Ataque químico en Salisbury: Yulia Skripal está viva y dio sus primeras declaraciones)

Entre los sancionados figuran Kirill Shamalov, yerno de Putin y uno de los principales accionistas de la empresa energética Sibur, y el multimillonario Oleg Deripaska, fundador de la empresa eléctrica En+ Group.

Fueron también incluidos en la lista altos cargos del Gobierno de Moscú, como Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, y Alexander Torshin, presidente adjunto del Banco Central de Rusia, entre otros.

Como consecuencia, quedan congelados los activos que estas personas y entidades puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíbe las transacciones financieras con ellos.

El anuncio del Tesoro de hoy se suma a las sanciones del pasado 15 de marzo, en las que Washington designó a cerca de una veintena de ciudadanos rusos por su intento de interferir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 a través de ataques cibernéticos.