Exiliados venezolanos en Miami piden liberación de todos los presos políticos

El presidente de la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), José Antonio Colina, pidió hoy al Gobierno de su país que libere a los cientos de presos que considera "políticos" que todavía permanecen encarcelados y no solo a unas 40 personas.

AFP

En declaraciones a Efe, Colina calificó de "maniobra" la decisión del Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de liberar a un número reducido de "rehenes" para obtener a cambio "beneficios políticos", aunque, desde el punto de vista humanitario, se congratuló de que estas personas puedan salir de la cárcel.

Por ello, consideró que poner en libertad a estas "fichas de canje" representa más un "show" que una demostración de una voluntad de cambiar las cosas en el país.

En su opinión, con las excarcelaciones de estos últimos días Maduro quiere presentarse a la mesa de diálogo entre el Gobierno y el antichavismo en República Dominicana con algún gesto de conciliación y "ganar tiempo" hasta tener unas condiciones más favorables en unas futuras elecciones presidenciales.

Además, Colina, consideró que los liberados son personas de "bajo perfil" a las que han "quebrado el espíritu" y no volverán a levantar la voz para protestar por las circunstancias que se viven en el país y optarán por permanecer "callados o saldrán del país".

Por ello, cree que "nada va a cambiar" en Venezuela, aunque anticipó que en el primer trimestre de 2018 la crisis que vive el país se agravará, lo que podría derivar a que el "pueblo enardecido" alcance un "punto de quiebre" y se produzca un estallido social.

De esas protestas, consideró podría salir desde las "bases" algún desconocido que se convierta en líder de la oposición y que dé relevo a los actuales antichavistas, que ve "quemados" ya en ese papel.

La libertad de todos los considerados como "presos políticos" es una de las peticiones de los opositores en el diálogo que mantienen con el Gobierno de Maduro para buscar una solución a la crisis que vive Venezuela, en unas negociaciones que Colina repudió tajantemente.

Además exigen cambios en el Consejo Electoral, del que desconfían; la restitución de los poderes del Parlamento, de mayoría opositora, y la apertura de un canal humanitario para la entrada de alimentos y medicinas al país.

El oficialismo pide, por su parte, la aceptación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) instaurada por el chavismo en Venezuela, así como el levantamiento de las sanciones económicas por parte de Estados Unidos que pesan sobre algunos funcionarios del Gobierno.