Exprimer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, detenido al regresar a su país

El exmandatario, condenado en ausencia la semana pasada a diez años de cárcel por corrupción, fue detenido al regresar a su país este viernes, a dos semanas de las elecciones legislativas de desenlace incierto.

Vehículo en el que transportaron al primer ministro paquistaní al llegar al país. AFP

Sharif y su hija Maryam, que llegaron a Lahore a bordo de un vuelo provenientes de Abu Dhabi, "fueron detenidos" por las autoridades anticorrupción y llevados a la capital Islamabad, según un comunicado de la municipalidad de Islamabad. Esto sucede luego de que dos atentados contra mítines electorales en el oeste del país dejaran el viernes más de 130 muertos, según un balance provisorio. El peor de los dos atentados, perpetrado en la provincia de Baluchistán, fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico. Fue el más grave en Pakistán desde 2014.

El exjefe del gobierno y su hija Maryam fueron condenados a 10 años y siete años de cárcel el pasado viernes, cuando se encontraban en Londres, donde la esposa de Sharif recibe tratamiento por un cáncer. "Sé que (...) me llevarán directamente a la cárcel", declaró Sharif en un vídeo difundido el viernes por su partido, donde aparece sentado en un avión.

"Quiero decir a los paquistaníes que lo hice por vosotros (...) Caminen conmigo, unan sus manos a las mías y cambiemos el destino del país", afirmó Sharif, todavía muy influyente en el país.

La condena, que sus simpatizantes tachan de "política", ha disparado la tensión antes de las legislativas del 25 de julio en el país, que el PML-N, en el poder desde 2013, espera ganar. Un revuelo acentuado se vivió el jueves cuando el hermano de Nawaz y jefe del partido, Shahbaz Sharif, afirmó que "cientos de militantes" de la formación, el PML-N, fueron detenidos en los últimos días para impedir que vayan a expresar su apoyo a Sharif.

"El mundo entero sabe que se apunta al PML-N", añadió y denunció un "fraude preelectoral escandaloso". Unos 15.000 partidarios se congregaron el viernes por la tarde.

- Movilización -

Una parte de la ciudad de Lahore está acordonada, constató la AFP. Casi 8.000 agentes fueron desplegados, según el jefe de la policía Sajjad Hasan Man.

Nawaz Sharif fue destituido por el Tribunal Supremo del cargo de primer ministro en julio de 2017 después de que se hiciese público que su familia es propietaria de lujosos bienes inmobiliarios a través de holdings off-shore. Una corte paquistaní le prohibió más tarde dirigir el partido y participar en comicios de por vida. Su grupo niega que hubiera cometido malversación y afirma que Nawaz Sharif es víctima de una conspiración urdida por el poderoso ejército pakistaní. 

El analista paquistaní Zahid Husain afirma que la confrontación entre las fuerzas armadas y Nawaz Sharif viene de lejos. El regreso de Sharif parece motivado por la voluntad de salvar al partido tras una campaña electoral ineficaz --desde su partida a Londres a mediados de junio-- y una caída en los sondeos sobre intención de voto.

"Está claro que las perspectivas del partido en los comicios serían peores si él no volviera", considera el analista. El principal rival del PML-N en las elecciones es el PTI, dirigido por el excampeón de cricket Imran Khan.

Antes de la condena de los Sharif, muchos observadores expresaron su preocupación ante las denuncias de casos de secuestros, presiones, amenazas a los medios de comunicación o a activistas políticos. Las sospechas recaen sobre el ejército, que desmiente estar implicado. El peor de los atentados del viernes se produjo en un mitin electoral en Mastung, en la provincia de Baluchistán (suroeste de Pakistán). Al menos 128 personas murieron.

Horas antes de este cruento ataque, una bomba oculta en una motocicleta mató a cuatro personas al estallar al paso del convoy de un candidato electoral cerca de Bannu, en el noroeste del país, según la policía. Las Fuerzas Armadas indicaron esta semana que prevén desplegar más de 370.000 hombres para garantizar la seguridad el día del voto.