Firman en la ONU tratado contra las armas nucleares

Aunque el acuerdo no cuenta con el respaldo de las naciones que tienen con arsenal nuclear, los países firmantes esperan convencer al resto del mundo a más tardar, en 2025.

La ceremonia de en la que se firmó el tratado que busca prohibir el uso de armamento nuclearAFP

El Tratado sobre Prohibición de armas nucleares firmado este miércoles en la ONU por unos 50 países muestra que la eliminación de ese armamento es una cuestión de "sentido común", dijo a el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cuyo gobierno fue facilitador de esa negociación.

Solís presidió este miércoles en la sede de la ONU, al margen de la Asamblea General del organismo, la ceremonia en que medio centenar de países comenzó a estampar su firma a un histórico acuerdo adoptado en julio por 122 países.

Ninguno de los países que poseen armas nucleares participa del Tratado. Tampoco lo hacen las naciones pertenecientes a bloques de seguridad como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

(Le puede interesar: ¿De qué sirve la prohibición de armamento nuclear aprobada por la ONU?)

Aunque ninguna de las potencias nucleares participe del Tratado, Solís dijo a la agencia AFP que mantenía viva la confianza en que hasta el año 2025 sea posible convencer a más países a sumarse a la iniciativa para eliminar por completo el armamento atómico.

El hecho de que el Tratado haya sido aprobado por 122 países indica "una madurez importante de la mayor parte de los países del mundo, que seremos las primeras víctimas de un holocausto nuclear", señaló el mandatario.

En la visión de Solís, hay argumentos de índole moral, política y también económicas que justifiquen la eliminación completa de las armas nucleares.

Países que han depositado su seguridad en la posesión de armas nucleares "se han vuelto más inseguros, porque se colocan en un punto de absoluta vulnerabilidad".

Ya en su discurso durante la ceremonia en la ONU, Solís había criticado la "falsa premisa de que la seguridad surge de la fuerza de las armas".

"La comunidad internacional claramente deberá concentrarse en diseñar mecanismos para que los países puedan obtener su seguridad por otros medios" y no solo por la exhibición de armas nucleares, añadió el presidente costarricense.

Eso requerirá "más multilateralismo, no menos", apuntó. Un ejemplo, dijo, "es el tratado de Tlatelolco, que en 1968 declaró a América Latina una zona libre de armas nucleares. Y ha funcionado. Algo parecido se podría establecer en otras regiones del mundo".

(Lea también: ¿Hasta dónde pueden llegar los misiles de Corea del Norte?)

La firma de este Tratado tuvo lugar apenas un día después que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara en la ONU con "destruir totalmente" a Corea del Norte en caso que las tensiones desemboquen en un conflicto armado.

Las potencias nucleares argumentan que sus arsenales sirven como elemento de disuasión para prevenir ataques y que permanecen comprometidos con el Tratado de No Proliferación (TNP) de armamento atómico, que entre otras cosas los obliga a la reducción de los arsenales.

No obstante, la aprobación de este tratado es evidencia de la impaciencia de los países no nucleares con la lenta marcha de la reducción de los arsenales existentes.

-La OTAN con los pelos de punta-

El organismo de defensa lamentó este miércoles la adopción por la Asamblea General de Naciones Unidas para prohibir las armas nucleares, ya que, a su juicio, "ignora" las amenazas sobre la seguridad del planeta, como Corea del Norte.

"Cuando el mundo debe permanecer unido frente a las crecientes amenazas, especialmente la grave amenaza que representa el programa nuclear norcoreano, este tratado ignora estos urgentes desafíos a la seguridad", indicaron los 29 países de la OTAN en una declaración conjunta.

Por 122 votos a favor, el voto en contra de Holanda (miembro de la OTAN) y una abstención, Naciones Unidas avaló desde julio el tratado que ahora se frimó y prevé la prohibición total del desarrollo, almacenamiento y la amenaza del uso de armas nucleares.

A lo largo de las negociaciones, los países con armamento nuclear, como Rusia, China, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel, evitaron tomar parte en la negociación y en la votación. Entre ellos figuran también Estados Unidos, Reino Unido y Francia, miembros de la OTAN.

Hasta Japón, el único país que ha sufrido un ataque nuclear (en 1945), boicoteó las negociaciones, igual que casi todos los países de la OTAN. La Alianza reiteró este miércoles que este tratado, que se aplicará sólo a las partes firmantes, "no será eficaz".

"Mientras haya armas nucleares, la OTAN seguirá siendo una alianza nuclear" en base a su estrategia de "disuasión", añadió en la declaración la Alianza Atlántica, advirtiendo que el acuerdo podría "debilitar" el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1968 que responsabiliza a los Estados de la reducción de sus arsenales.

Para los países impulsores del texto, como Austria, Brasil, México, Sudáfrica y Nueva Zelanda, este tratado representa un paso histórico hacia la desnuclearización del planeta, que cuenta con unas 15.000 cabezas nucleares actualmente.

últimas noticias