Florence baja a categoría 3 mientras se aproxima a la costa sureste de EE.UU.

En su último boletín, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) advirtió que, pese a que bajó de categoría, las dimensiones del huracán aumentaron y mantiene su potencial de marejadas ciclónicas y lluvias que ponen en peligro la vida humana.

Vista del ojo del huracán Florence. AFP

El huracán Florence, que bajó a categoría 3, se debilitó en las últimas horas al bajar sus vientos máximos sostenidos a 125 millas por hora (205 km/h) en su avance hacia Las Carolinas, en la costa sureste de EE.UU., adonde llegará entre el jueves y el viernes.

En su boletín de las 2 de la tarde, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) advirtió de que, no obstante, las dimensiones de Florence han aumentado y mantiene su potencial de "marejadas ciclónicas y lluvias que ponen en peligro la vida humana" en amplias zonas de la costa sureste estadounidense.

 

Se encuentra a 435 millas (700 kilómetros) al sureste de Willmington, en Carolina del Norte, y a 470 millas (755 km/h) al este-sureste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur. Además, se desplaza rápidamente en dirección noroeste con una velocidad de traslación de 16 millas por hora (26 km/h).

(Le puede interesar: Así amanece el Florence, una "amenaza mortal")

Según un probable patrón de trayectoria del NHC, el vórtice de Florence se moverá hoy por el suroeste del Atlántico, entre Bermudas y las Bahamas, y se acercará a la costa de Carolina del Norte y Carolina del Sur el viernes.

El centro señaló que se esperan algunas fluctuaciones en la intensidad del sistema hasta mañana, aunque se prevé un "lento debilitamiento" a partir del jueves por la tarde, agregaron los meteorólogos del NHC, con sede en Miami. Sin embargo, se pronostica que Florence sea todavía un "extremadamente peligroso huracán de categoría mayor cuando se aproxime a la costa estadounidense" el jueves por la tarde y el viernes.

Los expertos del NHC alertaron de nuevo sobre el gran peligro de "marejada ciclónica" a lo largo de las costas de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Con la aproximación de Florence a EE.UU., el NHC emitió una aviso de huracán desde South Santee River (Carolina del Sur) hasta Duck, Albemarle y Pamlico Sounds (Carolina del Norte), y una vigilancia de huracán desde Edisto Beach (Carolina del Sur) hasta Carolina del Norte y la frontera con Virginia.

Se mantiene un aviso de marejada ciclónica en la zona, donde el NHC alerta de que "existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida" debido a un aumento del nivel del mar "moviéndose tierra adentro" en las próximas 48 horas.

La peligrosa marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa "se inunden por un aumento del nivel" del mar que podría alcanzar entre 9 y 13 pies (2,7 a 4 metros) de altura desde Cabo Fear a Cabo Lookout, incluidos Neuse, Pamlico y Pungo, con "grandes y destructivas olas", resaltaron los meteorólogos.

Además, se espera que Florence produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 20 y 30 pulgadas (50-76 centímetros) con cantidades aisladas de 40 pulgadas en zonas de Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Aparte de Florence, en el Atlántico está activo otro huracán, Helene, que perdió hoy intensidad y pasó a categoría 1 al bajar sus vientos máximos sostenidos a 90 millas por hora (150 km/h) en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de 5. Se encuentra a 870 millas (1.405 kilómetros) al oeste-noroeste de las islas de Cabo Verde, en la costa noroeste africana, y a 1.350 millas (2.170 kilómetros) al sur-suroeste de las islas Azores.

Se desplaza hacia el norte-noroeste con una velocidad de traslación de 14 millas por hora (22 km/h) y girará hacia norte y noreste en las próximas 48 horas. Los expertos vaticinan que Helene experimentará un "gradual debilitamiento" durante las próximas 48 horas y "se degradará a tormenta tropical el jueves".