Francia: en alerta por niña desaparecida

Desde el domingo, nadie da con el paradero de Maëlys De Araujo, quien fue vista por última vez en una boda a al que asistía su madre. No es la Francia primera vez que Francia queda en vilo por la desaparición de un menor.

Imagen de referenciaPixabay

"El DJ anunció por el micrófono que una niña había desaparecido”, relató al diario Le Parisien un hombre identificado como Gregory, quien se encontraba entre los invitados al matrimonio que desde hace dos días tiene a Francia en vilo. “ De repente, todo el mundo comenzó a buscar, en el vestíbulo principal y afuera. Fue una angustia ver la desaparición de una niña de nueve años”, añade el testigo.

La desaparición de Maëlys De Araujo, de 9 años, durante una boda celebrada en el este de Francia, tiene desconcertadas a las autoridades del país galo que desde hace 48 horas no han tenido ningún tipo de noticia sobre el paradero de la menor y que, según indicó hoy la Fiscalía, empiezan a barajar la posibilidad de que se trate de un secuestro.

(También le puede interesar: La violencia contra los niños en Siria en registró "su peor" nivel en 2016)

“Al principio pensamos que podría haberse quedado dormida en algún rincón después de haber jugado a las escondidas. Después de una hora, como no habíamos encontrado nada, llamaron a la Policía" dijo el asistente al matrimonio que habló para Le Parisién.

La última vez que De Araujo fue vista, estaba en una habitación destinada a los niños que asistían a la celebración, hacia las tres de la mañana.

Los asistentes a la boda alertaron a la policía después de una primera búsqueda infructuosa, informó hoy la fiscal Dietlind Baudoin, durante una comparecencia pública.

Aunque la fiscal dijo que "todas las pistas están siendo exploradas" y también hizo énfasis en que habría podido desaparecer a causa de un accidente.

Los investigadores registraron en la localidad de Pont de Beauvoisin la casa y el coche del guardián de la sala de fiestas al encontrarse éstos próximos al lugar donde se celebró la boda, indicó la emisora de radio local France Bleu Isère, sin dar más detalles.

Los rastreos efectuados el domingo en torno a la sala de fiestas, al bosque y en las casas cercanas por un centenar de policías acompañados de seis perros y un helicóptero no dieron resultados.

Las autoridades se disponen a interrogar a los 180 participantes en la celebración, así como a 70 personas más que habían asistido a otras dos fiestas en las proximidades, señaló Baudoin.

Cada año desaparecen en Francia unos 50.000 menores, según el Centro Francés de Protección de la Infancia (CFPE), y aunque la inmensa mayoría son fugas, unos 400 casos se enmarcan en la categoría de "desapariciones preocupantes".

-La última desaparición estremecedora-

El caso de Maëlys De Araujo no es la primera ocasión en la que Francia queda paralizada por la desaparición de una niña.

En 2013, los padres de Fiona de cinco años, tocaron el corazón de miles de personas e inspiraron movilizaciones ciudadanas cuando denunciaron la desaparición de su hija.

La niña, según el testimonio de su madre, había desaparecido cuando estaba jugando con su tía, que, con un embarazo de seis meses, la supervisaba desde un banco.

“No hay que dudar del testimonio de una madre”, dijo entonces el fiscal del caso Clermont-Ferrand Pierre Sennès, que optó por abrir una investigación por secuestro. Pero se equivocó.

En septiembre de ese año, la madre de Fiona, Cécile Bourgeon, de 25 años confesó que la pequeña había muerto a manos de su padrastro.

En una noche de copas y en compañía de otras tres personas, Berkane Makhlouf, el compañero sentimental de la madre,  le quitó la vida a la pequeña Fiona que después fue enterrada en un bosque a las afueras de Clermont.

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?