Fuertes protestas en Bolivia contra reelección de Evo Morales

Una violenta jornada de manifestaciones dejó una mujer fallecida y dos policías heridos en La Paz luego de que varios grupos civiles exigieran la anulación de la candidatura del actual presidente de ese país, en el poder desde el 2005. "Esto es Bolivia, no Venezuela", corearon los miles de protestantes.

Las marchas de agrupaciones bolivianas contrarias a la reelección de Evo Morales partieron desde distintos puntos del país.EFE

Una mujer falleció y dos policías resultaron heridos en distintos incidentes durante la jornada de protesta que vivió hoy Bolivia por parte de grupos que piden la inhabilitación de la candidatura del presidente del país, Evo Morales.

La mujer de 56 años intentaba defender a otra durante una gresca con activistas cívicos contrarios a la reelección del gobernante, en la amazónica ciudad de Riberalta, según un informe brindado a los medios por el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero.

El hecho se produjo en este miércoles en la mañana cuando "grupos de choque" de Riberalta, a cargo de los movimientos cívicos, establecieron circuitos de vigilancia para que negocios y entidades públicas acataran un paro cívico nacional, agregó.

Puede leer: Corte electoral boliviana da luz verde a reelección de Evo Morales 

En un mensaje en Twitter, el presidente Evo Morales lamentó el deceso de la mujer y manifestó sus condolencias "a su familia y al pueblo riberalteño".

Algunos de los episodios de mayor tensión se produjeron al finalizar la tarde en La Paz, la capital administrativa del país, entre manifestantes y la Policía en puertas del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

Grupos contrarios que exigen la inhabilitación de la candidatura de Morales lanzaron "objetos contundentes", entre piedras, palos y pintura, en la fachada del organismo electoral y dos policías resultaron heridos, según un informe de la Policía.

El choque de los manifestantes con la Policía se produjo horas después de la llegada, tras cinco días de recorrido, de un par de marchas de protesta que partieron hacia La Paz el pasado fin de semana desde distintos puntos del país.

Le recomendamos: La reelección de Evo Morales y la muerte de Berta Cáceres

Las marchas reivindicaron el referéndum de febrero de 2016 que negó la posibilidad al mandatario de presentarse a futuros comicios, aunque un fallo del Tribunal Constitucional en 2017 lo habilitó para una reelección indefinida.

"Esto es Bolivia, no Venezuela", corearon los miles de manifestantes que quemaron un muñeco que representaba al presidente boliviano en puertas del organismo electoral y denunciaron la supuesta instauración de una dictadura en el país.

El ingreso del tribunal electoral terminó con manchas de pintura y huevo, que fueron arrojados, y mucha basura que fue utilizada por los movilizados de los contenedores aledaños.

"No tenemos miedo" o "únanse a su pueblo" fueron las arengas de la multitud que dirigidas a las fuerzas de seguridad, mientras no cesaba el lanzamiento de objetos. Las decenas manifestantes plantearon una "vigilia permanente" en puertas del organismo electoral hasta lograr se revoque la resolución que habilitó la candidatura de Morales y la de su vicepresidente, Álvaro García Linera.

Le puede interesar: Linchamientos desde Bolivia hasta India, ¿qué nos pasa? 

Los vocales del ente electoral tomaron esa decisión el martes por la noche, tras que seis de sus miembros, mientras que otros dos votaron en contra, consideraran que Morales está habilitado gracias a la sentencia a su favor del Tribunal Constitucional en 2017. Los dos miembros disidentes valoraron que esa sentencia y el referéndum que lo inhabilita provocan un choque jurídico.

El Tribunal constitucional ya había habilitado a Morales para ser candidato en 2014 con el argumento de que su primer mandato, de 2006 a 2009, no contaba porque el país fue refundado con la nueva Carta Magna promulgada en 2009.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas