¿Ganó Rusia la guerra siria?

La semana pasada, el Kremlin anunció que iniciará una ronda de conversaciones con los actores involucrados en la guerra que lleva seis años golpeando al pueblo sirio. ¿Cómo logró Rusia tener tal legimitidad?

El presidente Vladimir Putin, coordina una reunión en la sede de su gobierno.AFP

Tras reunirse con los presidentes de Irán y Turquía, Vladimir Putin aseguró la semana pasada que existía una "verdadera oportunidad" de poner fin al conflicto que estalló en Siria en el 2011 y que ha cobrado la vida de miles de personas.

(Le puede interesar: ¿Por qué Rusia no le quitará el apoyo al gobierno sirio?)

En esta cumbre, organizada en Sochi, una ciudad balnearia del suroeste de Rusia, Putin, el principal apoyo del presidente sirio Bashar al Asad, a quien recibió el lunes, quiere preparar el posconflicto.

"Una verdadera oportunidad de poner fin a esta guerra civil que data de hace varios años ha aparecido", declaró el mandatario en su discurso de apertura del encuentro con Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani, celebrado a pocos días de unas nuevas conversaciones de paz en Ginebra bajo los auspicios de la ONU.

En un artículo publicado por el portal BBC mundo, la respuesta a la pregunta de si Rusia ganó la guerra es, por todo lo anterior, positiva. Según Jonathan Marcus, corresponsal de asuntos diplomáticos para dicho medio, "Rusia emergió de la crisis siria con su reputación militar y diplomática significativamente mejorada".

A pesar de las permanentes denuncias por violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno de Bashar Al Assad al que Rusia ha respaldado fielmente en estos seis años de enfrentamientos, el gobierno de Putin se mantuvo firme y ahora resurge como el llamado a hacer la paz. 

En agosto de este año, Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, país que lidera la coalición para pelear contra las fuerzas del gobierno sirio, quiso presionar al mandatario ruso. En su visita a Rusia, dicen que Tillerson le planteó la conversación a Putin en los siguientes términos: Bashar Al Assad o Trump. Pero Putin había tomado esa decisión años atrás, siempre a favor de su socio más importante en Oriente medio, pues al cuidar su relación con Al Assad, también cuida un punto estratégico en términos militares y una camaradería comercial de vieja data. 

Fue así como el poderío de los militares rusos en tierra y aire ayudó a rescatar a Al Assad del caos interno y del posterior apoyo de Estados Unidos y otras potencias a los grupos rebeldes. Parecía una pelea de David contra Goliat. Al Assad, en apariencia, no tenía cómo ganar la guerra, hasta que entró Rusia a respaldarlo. 

"Rusia no vio la rebelión popular allí como el positivo presagio de un nuevo orden democrático. Más bien lo entendió como parte de una marea más amplia de inestabilidad en auge en la región que amenazaba con salpicar las propias fronteras rusas", explicó Marcus para BBC.