Gerry Adams: el fin de una era para la política iralndesa

Tras más de tres décadas al frente del Sinn Fein, Gerry Adams, una de las figuras más controvertidas en la política irlandesa dará un paso al costado para que su partido crezca.

AFP

A sus 69 años, Gerry Adams se prepara para abandonar la dirección de su partido político, el Sinn Fein tras más de 34 años de haber estado al frente de la formación política independentista.

Adams jugó un papel importante en convencer al Ejército Republicano Irlandés (IRA) de que abandonase las armas durante el proceso de paz norirlandés, con lo que ayudó a poner fin a tres décadas de conflicto que dejaron alrededor de 1.700 víctimas mortales. También estuvo detrás del ascenso del Sinn Fein a segunda fuerza política en la provincia británica de Irlanda del Norte y tercera en Irlanda.

(Lea también: Irlanda y el Che: la revolución en la sangre)

A pesar de sus logros, muchos consideran su pasado una carga para el recambio generacional en el partido. Precisamente por eso, la vicepresidenta de la formación política, Mary Lou McDonald, de 48 años, diputada del parlamento irlandés y, a diferencia de Adams, sin ningún tipo de vínculo con el Ejército Republicano Irlandés (IRA), parece la candidata perfecta para realizar el recambio generacional que necesita el partido.  

Según una fuente del partido consultada por el diario The Irish Times, "ir a las próximas elecciones con Gerry como líder lastraría el potencial crecimiento del partido", por lo que su paso al costado representaría un soplo de aire fresco.

"El Sinn Fein quiere estar en el gobierno, al norte y al sur" de la frontera que divide la isla de Irlanda, dijo el martes el diputado Pearse Doherty, puntualizando que no están dispuestos a renunciar a su republicanismo y a la aspiración de la unificación del norte británico y el sur independiente.

Entre los invitados al congreso hay independentistas catalanes, que tienen el apoyo del partido irlandés.

-Figura controvertida- 

Adams nació en 1948 en Belfast, la capital de Irlanda del Norte y se empezó a interesar en la política cuando trabajaba como barman en un pub frecuentado por abogados y periodistas, el Duke of York.

En 1972, ya era un activista político y fue arrestado sin ningún cargo en su contra. Aunque siempre dijo que no estaba vinculado con el grupo armado, por esa época, el IRA pidió su liberación como parte de un acuerdo de cese al fuego con el gobierno británico. Las conversaciones fallaron y desembocaron en lo que se conoce como el “Viernes Sangriento”, una seguidilla de ataques con 20 bombas que dejaron nueve personas muertas.

(Le puede interesar: Lecciones de paz desde Irlanda del Norte: Hay que cumplir las promesas)

Los vínculos de Adamas por esa época con el IRA tenían mucho que ver con su familia. Su padre, del mismo nombre, fue arrestado en 1942 tras un ataque del IRA a una patrulla de policía.

En 1983 fue electo representante del Occidente de Belfast ante el Parlamento Británico. Ese mismo año se convirtió en presidente del Sinn Fein. Al final de esa década protagonizó los primeros acercamientos con para alcanzar un acuerdo de paz con el IRA, lo que le valió un intento de homicidio por parte de paramilitares realistas, en 1984. Lo mismo ocurrió en 1988 mientras asistía el funeral de tres miembros del IRA.

En 1994 las negociaciones surtieron efecto y pasaron efecto y se firmó acuerdo de paz definitivo con el IRA. A pesar de haber sido fundamental en los acuerdos, la cercanía de Adams con el IRA a lo largo de su vida y sus reticencia a condenar los hechos violentos de esa organización hicieron que aún hoy sea un de las figuras más controvertidas en la política irlandesa.