Gobierno británico recortará derechos a inmigrantes si no hay acuerdo por el "brexit"

Una nota publicada hoy por el Ministerio del "brexit" asegura que, en caso de no llegar a un acuerdo interno, la protección de inmigrantes de la Unión Europea irá hasta 2019 y no hasta 2020 como habían prometido.

Primera ministra británica, Theresa May.AFP

Una amenaza ha surgido en las últimas horas para los inmigrantes que residen en Reino Unido en caso de que haya un "no acuerdo" en el proceso del "brexit". Y es que, a través de una nota explicativa, el Ministerio para la Salida de la Unión Europea anunció que su intención de reconocer el "estatus de asentado" a los más de tres millones de extranjeros provenientes de Europa en Reino Unido seguirá en pie pero con algunos recortes en comparación con promesas que se habían hecho en el pasado. 

(Le puede interesar: Oposición británica solicita investigar al gobierno de May por acuerdo de "brexit")

De hecho, el coordinador del Parlamento europeo para el Brexti, Guy Verhofstadt, aseguró: "Ni los ciudadanos de la UE ni los expatriados británicos pueden ser la víctimas de un 'no acuerdo'". La declaración se hace en referencia a que en el pasado el Gobierno británico había prometido garantizar la protección de inmigrantes de la UE hasta 2020 y ahora lo pretende hacer hasta 2019. 

Además, la fecha límite para solicitar el estatus de asentado se acortaría, no habría posibilidad de apelar y sería más fácil deportar inmigrantes europeos por delitos menores. 

Nicolas Hatton, fundador del grupo 'the3million' , aseguró: "Theresa May ha usado a los ciudadanos europeos como fichas de cambio durante la negociación y ahora pretende hacer lo mismo para lograr que se apruebe su acuerdo en el Parlamento".

 (Le puede interesar: El alto precio que Theresa May está pagando por el brexit)

El Reino Unido se retirará del bloque europeo el 29 de marzo de 2019, tras lo cual empezará un periodo de transición que durará hasta finales de 2020, siempre que prospere el acuerdo del "brexit" negociado por Londres y Bruselas y que deberá ser votado por la Cámara de los Comunes el próximo 11 de diciembre.