Gobierno de Nicaragua advierte que no tolerará violencia durante paro nacional

La oposición había advertido al presidente Daniel Ortega que realizaría un paro nacional si no liberaba inmediatamente a todos los presos políticos. Por su parte, el gobierno señaló que no tolerará un nuevo "intento de golpe de estado".

Las protestas en Nicaragua empezaron el 18 de abril de 2018.AFP

Los fantasmas de unas de las peores protestas en la historia del país persiguen por estos días al gobierno de Nicaragua. Y es que el paro nacional que anunció la oposición promete tensionar aún más la difícil negociación para llegar a una solución política que haga feliz a ambas partes. 

Por eso el Gobierno de Nicaragua exigió este jueves a los opositores la no repetición de protestas masivas contra el presidente Daniel Ortega en 2018, que a su juicio fueron un "intento fallido de golpe de Estado", un día después de que prometió libertad definitiva para todos los "presos políticos".

(Le puede interesar: El viacrucis como forma de protesta contra el gobierno en Nicaragua)

"Todas las personas involucradas en el intento fallido de golpe de Estado, deberán comprometerse a la no repetición", indicó el Gobierno, en una ampliación de su programa "para consolidar estabilidad y paz en Nicaragua", divulgado ayer miércoles.

En su programa original, el Gobierno prometió "la liberación definitiva a más tardar el 18 de junio de 2019 de los excarcelados que se encuentran en sus casas en convivencia familiar o en arresto domiciliar".

La promesa gubernamental de liberación se dio el mismo día que la oposición anunció un paro nacional de actividades para hoy jueves, en protesta contra Ortega, por no cumplir su compromiso de redimir a los "presos políticos" que, según los opositores, son al menos 809.

En su ampliación, el Gobierno también exigió a los opositores "el respeto absoluto de la Constitución y las leyes del país", precisamente lo que la oposición reclama desde el estallido social de abril de 2018 a Ortega, a quien señalan de ser un "dictador".

Entre las leyes que los opositores deben cumplir, según el Gobierno, es la recién aprobada Ley para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, criticada porque, según expertos, profundiza el control de Ortega sobre la sociedad nicaragüense.

En la extensión del programa para "consolidar la paz", el Gobierno indicó que sus oficinas en otros países "brindarán la información y apoyo" a los exiliados, que se cuentan por decenas de miles, como parte del plan "Retorno Voluntario de los Nicaragüenses en el Exterior", señalado de no garantizar la seguridad de los que huyeron.

(Le recomendamos: Cuatro voces sobre el primer año de la crisis de Nicaragua)

Además anunció el proyecto de "Ley del Plan Integral de Atención de las Víctimas", para brindar atención y reparación integral "a las víctimas y sus familiares" de la "intentona golpista".

El Gobierno ha insistido en que su plan es unilateral, y que no se enmarca en las negociaciones con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia cuyo fin es encontrar una salida a la crisis sociopolítica de Nicaragua.

La Alianza Cívica anunció el lunes que no volverá a negociar con el Gobierno mientras no cumpla sus compromisos firmados en marzo, de liberación absoluta de los "presos políticos" y el respeto a la Constitución en lo referido a las libertades de expresión y prensa.

La crisis de Nicaragua ha dejado unos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales cuentan hasta 593, pero el Gobierno, señalado como responsable de la violencia, reconoce 199.

862276

2019-05-23T14:57:57-05:00

article

2019-05-23T15:00:53-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional con información de agencias

El Mundo

Gobierno de Nicaragua advierte que no tolerará violencia durante paro nacional

80

3984

4064