Grisham, una feroz defensora de Melania Trump, es la nueva voz de la Casa Blanca

El presidente estadounidense, Donald Trump, designó este martes a Stephanie Grisham, antigua portavoz de la primera dama Melania Trump, como nueva jefe de la secretaría de prensa de la Casa Blanca, un departamento que sufre un fuerte deterioro con los medios.

Stephanie Grisham se convierte ahora en la tercera portavoz de Donald Trump en menos de tres años, después de las salidas de Sean Spicer y Sarah Sanders. EFE

Stephanie Grisham, que como portavoz de la primera dama de EE. UU. se ha caracterizado por defender vehementemente la figura de Melania Trump, se convirtió este martes en la nueva portavoz de la Casa Blanca, en sustitución de la saliente secretaria de prensa Sarah Sanders, quien el pasado 13 de junio presentó su renuncia al cargo.

La propia Melania Trump fue la encargada de hacer el anuncio a través de sus redes sociales. "¡Me complace anunciar que Stephanie Grisham será la próxima portavoz y directora de comunicación de la Casa Blanca! Ha estado con nosotros desde 2015: al presidente y a mí no se nos ocurre mejor persona para servir a la Administración y a nuestro país", dijo la primera dama en Twitter.

La señora Trump señaló que Grisham continuará como su portavoz y que ejercerá ambos cargos a la vez, además del de directora de Comunicación. Desde marzo de 2017, Grisham ha ejercido como portavoz de la primera dama y su labor ha estado marcada por sus declaraciones contundentes en nombre de Melania Trump. Vea también: La dura respuesta del editor del New York Times a Trump

Un ejemplo fue cuando la primera esposa de Donald Trump, Ivana, recordó que ella había sido "primera" mujer del mandatario y que, por tanto, era "la primera dama", lo que fue rechazado por Grisham, quien aseguró que "buscaba atención" y era una "egoísta", según el diario The Washington Post.

Grisham incluso llegó a tener una discusión por Twitter con la actriz Issa Rae, después de que la intérprete afirmara en una entrevista que cancelaría su serie "Insecure" si supiera que Melania Trump era seguidora de este.

Antes de trabajar para la primera dama, Grisham participó como asesora de comunicación en la campaña electoral de Trump de cara a los comicios generales de 2016, lo que ahora la convierte en una de las colaboradoras más longevas del mandatario en la Casa Blanca.

El inicio de su vínculo con Trump se remonta al verano de 2015, cuando Grisham, que por aquel entonces residía en su Arizona natal, fue la persona encargada de prensa en uno de los primeros mítines del entonces candidato a la nominación del Partido Republicano, en Phoenix, la capital de ese estado.

En aquel momento, Trump llevaba un mes promoviendo su candidatura y figuraba séptimo en la lista de aspirantes republicanos a la Presidencia. Tras ese mitin, el magnate saltaba al tercer puesto en el ranquin.

"Creo que es una de las personas más amables para las que he trabajado", decía Grisham sobre Trump en una entrevista con el canal Fox10 de Phoenix, en mayo de 2017.

Tras la victoria en las elecciones de 2016, esta madre soltera de dos hijos estuvo en el equipo de transición del entonces presidente electo y después fue nombrada vicesecretaria de Prensa de la Casa Blanca, antes de ser designada directora de Comunicación de Melania Trump.

La propia Grisham narraba que, como vicesecretaria de Prensa de la Casa Blanca, bajo las órdenes de Sean Spicer, trabajaba quince horas al día: "El motivo por el que finalmente lo dejé es porque quería sacar a mi pequeño para vivir conmigo a tiempo completo. Ese tipo de horario, como madre soltera, no hubiera sido justo".

"La primera dama me apoya mucho como madre soltera, y seré capaz de trabajar desde casa si lo necesito", indicaba en la entrevista.

A Grisham también le avala su experiencia como portavoz del Partido Republicano en el Congreso de Arizona y como responsable de información en la Fiscalía General de ese estado. Además, en 2012, estuvo involucrada en la campaña electoral del republicano Mitt Romney, que acabó con la reelección del entonces presidente, el demócrata Barack Obama. Le puede interesar: La Casa Blanca fija normas para los periodistas en sus ruedas de prensa

"Cuando perdió (Romney), estuve devastada durante un mes y me tuve que obligar a levantarme de la cama", rememoró Grisham en la entrevista con Fox10.

Grisham se convierte ahora en la tercera portavoz de Trump en menos de tres años, después de las salidas de Sean Spicer y Sarah Sanders. Varios medios señalaron hoy que su llegada puede significar que vuelvan las ruedas de prensa diarias a la Casa Blanca, aunque la oficina presidencial aún no se ha manifestado al respecto.

La última vez que Sanders dio una rueda de prensa en la Casa Blanca fue el pasado 11 de marzo, estableciendo el récord de 94 días de un portavoz presidencial estadounidense sin aparecer ante los periodistas.

 

867764

2019-06-25T16:23:07-05:00

article

2019-06-25T16:23:07-05:00

cgomez_250775

none

Redacción EFE

El Mundo

Grisham, una feroz defensora de Melania Trump, es la nueva voz de la Casa Blanca

80

6120

6200