Grupo de Whatsapp genera escándalo en la Policía de Madrid

En el chat participaban más de 100 uniformados que habrían realizado apologías al nazismo, comentarios xenófobos y amenazas contra figuras públicas.

AFP

“Matar es nuestro lema” es apenas una de las polémicas frases compartidas en un grupo de Whatsapp que reúne a más de 100 policías de Madrid. Los agentes también causaron polémica por textos en los que exaltan la figura de Hitler, atacan a políticos de izquierda, a independentistas catalanes y utilizan términos ofensivos para referirse a la población inmigrante y musulmana.

El chat se dio a conocer gracias a uno de sus miembros quien, al considerar que el chat podría constituir un crimen de odio, lo denunció ante la Unidad de Diversidad de la Policía.

(Lea también: ¿Por qué un grupo de WhatsApp tienen en apuros a los políticos británicos?)

El contenido del chat está siendo revisado por el Juzgado de instrucción número 49 de Madrid pero las capturas algunas capturas de pantalla sobre su contenido fueron publicadas por eldiario.es.

Los insultos de los policías, encargados del turno nocturno en la capital española, también iban dirigidos afiguras públicas como Manuela Carmena, alcaldesa de la ciudad, y la periodista Ana Pastor, de La Sexta.

El chat, que un principio se creó como un foro para conversar sobre reivindicaciones laborales, fue defendido por organizaciones sindicales como La Unión de Policía Municipal, que describió la situación como un “show mediático de odio y perversión”. También añadieron que condenaban el contenido de los mensajes, pero estaban seguros de que habían sido sacados de contexto de forma “traicionera”.

(Le puede interesar: En India, los administradores de grupos de whatsapp podrían ir a la cárcel por noticias falsas)

En el mismo sentido se pronunciaron organizaciones como el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), la Central Sindical e Independiente de Funcionarios (CSIF) y la Asociación Policía Municipal Unificada (APMU) que argumentó que los mensajes hacían referencia al “pensamiento y esfera privada” de los agentes y añadió que publicarlos había vulnerado su libertad de expresión y su derecho a la intimidad.

Únicamente la Comisiones Obreras (CCOO), la organización a la que pertenece el denunciante, criticó los mensajes y ofreció seguridad para el agente, quien recibió amenazas: “Las amenazas y el enaltecimiento del nazismo son delitos y, por tanto, deben ser denunciados

Temas relacionados