Haddad afirma que Bolsonaro quiere fusilar a quien piensa diferente de él

El aspirante del Partido de los Trabajadores, quien obtuvo un 29 % de los votos en la primera vuelta de los comicios celebrada el pasado domingo frente al 46 % de Bolsonaro, dijo que su adversario lleva 28 años en la Cámara de Diputados destilando odio contra contra las mujeres y los miembros de su partido.

EFE

Fernando Haddad tiene el tiempo contado para acortar su distancia con el favorito a ganar la presidencia de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro. El candidato progresista, del Partido de los Trabajadores (PT), dijo hoy en redes sociales que Bolsonaro, con quien se medirá en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, "quiere fusilar a quien piensa diferente de él".

"Yo soy una persona que conversa con todo el mundo político, incluso con quien piensa diferente a mí. No es el caso del diputado Jair Bolsonaro, que quiere fusilar a quien piensa diferente de él", afirmó Haddad en su perfil oficial de Twitter.

 

El aspirante del PT, quien obtuvo un 29 % de los votos en la primera vuelta de los comicios celebrada el pasado domingo frente al 46 % de Bolsonaro, dijo que su adversario el próximo 28 de octubre "lleva 28 años en la Cámara de Diputados destilando odio, todo el tiempo, contra los nordestinos, contra las mujeres y contra los petistas".

(Ver más: ¿Qué está en juego para Colombia con las elecciones de Brasil?)

"Él es un hombre impropio para el debate democrático", añadió en una serie de tuits en los que lanzó duros ataques contra el polémico capitán en la reserva del Ejército, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) y con un largo historial de declaraciones machistas, racistas y homófobas.

Haddad está convencido de que podrá revertir la enorme diferencia con respecto a su adversario, reflejada en la primera vuelta y que en número totales asciende a unos 18 millones de votos, aunque las encuestas indican lo contrario.

Según un sondeo divulgado este miércoles por la firma Datafolha, Bolsonaro ganaría la segunda vuelta con un 58 % de los votos válidos frente al 42 % que obtendría Haddad, sucesor en la disputa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y vetado por la Justicia por su situación jurídica.

(Le puede interesar: El fenómeno electoral de Brasil: misógino y racista (pero es el favorito)

No obstante, para esa remontada Haddad considera de vital importancia debatir en directo con Bolsonaro en televisión, una opción que, por el momento, no contempla el ultraderechista, quien guarda reposo en su casa de Río de Janeiro tras recibir una puñalada el 6 de septiembre pasado durante un acto de campaña.

El "heredero" de Lula reiteró además que empresas estatales, como la petrolera Petrobras, Banco do Brasil y Caixa Económica Federal "no serán vendidas" y que no quiere "un banquero en el Ministerio de Hacienda, como Paulo Guedes (consejero económico de Bolsonaro)".

"Él (Guedes) especuló la vida entera en el mercado financiero y no entiende nada de generar empleo. Saber generar empleos y no cortar derechos sociales: ese es el perfil de nuestro ministro de Hacienda", aseguró Haddad.

Los dos candidatos han intensificado los ataques entre ellos, sobre todo a través de redes sociales, tras los comicios del pasado domingo, en medio de la extrema polarización entre ambos que hay en el país.