Haitianos marchan en contra de Trump y de Jovenel Moïse, su presidente

"El pueblo haitiano tiene una gran historia. No olviden que el fundador de Chicago fue un haitiano, (...) lo que quiere decir que no somos un país de mierda", dijo el manifestante Fernando Duclerc.

Marcha en Haití contra declaraciones racistas de Trump. AFP

Una marcha organizada este lunes en Puerto Príncipe en respuesta a las insultantes declaraciones del presidente de Estados Unidos Donald Trump contra Haití, El Salvador y países africanos fue aprovechada por la oposición haitiana para reclamar nuevamente la salida del presidente Jovenel Moïse

"El pueblo haitiano tiene una gran historia. No olviden que el fundador de Chicago fue un haitiano, (...) lo que quiere decir que no somos un país de mierda", dijo el manifestante Fernando Duclerc.

"Aquí no somos mierda, son los dirigentes que son de mierda. Jovenel es un 'shithole' (el término utilizado por Donald Trump, Ndlr), los burgueses son shitholes porque alimentan la miseria", agregó.

Varios centenares de personas respondieron al llamando de diversas organizaciones políticas y sociales de oposición y manifestaron por las calles de la capital.

"Cuando se ve cómo en Haití tanta gente no puede comer, que el dinero es despilfarrado, uno puede decir que en cierta manera Donald Trump tiene razón", señaló Chandler Champal. 

"Trump es estúpido, habló mal, pero nos dio aliento para comenzar a luchar por nuestros derechos, para atacar a los dirigentes que nos colocaron en una situación de tremenda miseria", declaró antes de entonar un canto antigubernamental junto al resto de los manifestantes. 

Calificada por sus organizadores como "marcha por la dignidad", la manifestación debía llegar hasta la embajada estadounidense, pero un fuerte cordón policial impidió que se acercara a menos de 300 metros de la sede diplomática.

Los policías fueron objeto de ataques con piedras y respondieron con disparos al aire de sus armas de fuego, según comprobó una periodista de la AFP. 

"Es feo y verdaderamente triste", lamentó Josué Mérilien, sindicalista del sector educativo. "Tras una declaración racista de esa magnitud, que nos ha vejado e indignado, sería justo que pudiéramos manifestar" hasta la embajada estadounidense. "Es una prueba más de que este gobierno se debe marchar". 

 

últimas noticias