“Hay que aumentar la presión internacional sobre Venezuela”: secretario general de la CIDH, Paulo Abrão

Por primera vez en su historia, Bogotá será la sede de una jornada de audiencias públicas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Paulo Abrão, secretario ejecutivo de dicha organización, habla con El Espectador sobre los retos en materia de derechos humanos que tiene la región.

Paulo Abrão, secretario ejecutivo de la CIDH.Cristian Garavito - El Espectador

Este jueves, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) da inicio a un nuevo período de sesiones que por primera vez en su historia se llevan a cabo en Colombia. Durante las audiencias, que se desarrollan desde hoy hasta el 3 de marzo se hablarán temas claves en la región.

En entrevista con El Espectador, el secretario general de la CIDH, Paulo Abrão, habla sobre sus expectativas para esta primera sesión en Colombia, así como de la situación política en Venezuela y el tema migratorio en Estados Unidos, entre otros temas que son de suma importancia para la región.

Es la primera vez que la CIDH celebra audiencias públicas en Bogotá. ¿Qué esperan de esta sesión?

Para nosotros significa ampliar la presencia pública de la Comisión en la región y mostrar a la sociedad local el funcionamiento del sistema interamericano de derechos humanos. También esperamos que las sesiones sirvan para que diferentes organizaciones puedan acceder y tener acceso directo a los comisionados.

Ver más: Venezuela y control de armas en EE.UU., temas claves de sesión de CIDH en Colombia

¿Cuáles son los temas de la región que más preocupan a la CIDH en este momento?

Son muchos. Tenemos como foco de atención la situación de Venezuela, así como las medidas que impactan a los derechos de los migrantes en Estados Unidos. Otro de los temas que requiere mayor atención es el del avance de las investigaciones en el caso de Ayotzinapa en México, las leyes de discriminación a la comunidad LGBTI en Paraguay y el tema del indulto a Alberto Fujimori. Sin embargo, son más de 30 temas los que se trabajarán en nuestras audiencias públicas.

¿Habrá un espacio para hablar del tema migratorio venezolano que afecta a Colombia?

Sí, uno para discutir el tema de los desplazamientos en toda la región, así que no se hablará específicamente de la situación de Colombia, sino que se hablará del impacto en todos los estados de la región. La Comisión entiende que es fundamental generar algún tipo de respuesta regional a la situación de los venezolanos emigrantes o refugiados, porque es muy importante dejar registrado que el Estado de origen de los migrantes tiene responsabilidad, así como lo tienen los Estados de destino.

La CIDH ofreció colaborar con el Estado colombiano en la búsqueda de soluciones. ¿Cómo sería esa colaboración?

La Comisión se mantiene a disposición de todos los Estados de la región para ayudar a pensar cuáles son las mejores políticas públicas en materia de defensa de todos los derechos humanos. Así que nuestro deber es el de prestar asistencia técnica a todos los Estados.

Puede leer: CIDH pide a Colombia visitar su frontera por crisis de migración venezolana

La convocatoria por parte de Maduro a unas elecciones presidenciales en abril ha causado gran polémica. ¿Qué hacer ante esta situación?

La Comisión ha publicado recientemente un informe muy detallado sobre la alarmante situación de los derechos humanos en Venezuela. Hace años que estamos solicitando autorización para entrar en el país y monitorear mejor la situación de los derechos humanos, y ellos nos han negado esta entrada.

¿Aceptarían una invitación para ser veedores en este proceso cuando ha sido tan criticado?

Nuestra visión es que hoy no están dadas las condiciones para reconocer las próximas elecciones como legítimas y libres en el marco de un proceso que pueda ser legitimado por la comunidad internacional. Nuestro rol es seguir sumando a la presión internacional para que Venezuela pueda cumplir con sus obligaciones internacionales. No sólo en materia de derechos humanos, sino también sus compromisos con la carta democrática de la OEA.

Hablando de otro tema, el gobierno de Guatemala insiste en expulsar al titular de la CICIG, el colombiano Iván Velásquez. ¿Qué puede hacer la CIDH ?

Nos hemos manifestado en favor de la defensa y la continuidad del mandato de la CICIG en Guatemala. Creemos que Velásquez cumple un rol fundamental en la lucha contra la impunidad en el país y no se puede debilitar el cumplimiento de este mandato a partir de presiones gubernamentales. Estos son los momentos en los que la comunidad internacional debe ser vehemente en defender la independencia de las labores de un órgano tan importante como es la CICIG en la lucha contra la corrupción.

Ver más: La CIDH pide que se juzgue a Venezuela por tres ejecuciones

En su informe la CIDH ha denunciado graves atropellos contra los derechos humanos en Venezuela. ¿Qué puede hacer la región frente a esta situación?

La región tiene que aumentar la presión internacional para exigir que se realicen elecciones libres, bajo un profundo escrutinio internacional y en donde todas las personas puedan participar. Además, abogar para que Venezuela acepte la entrada urgente de la CIDH para así poder identificar las violaciones de los derechos humanos y así dar una ayuda humanitaria.

El 5 de marzo se vence el programa DACA y millones de jóvenes corren el riesgo de ser expulsados de EE. UU. ¿Cómo enfrentar la política migratoria del gobierno de Trump?

Nos preocupa que pasados tantos años, en los que las personas ya hicieron sus vidas en ese país, en donde contribuyen activamente a su economía, se esté hablando de una posible expulsión masiva. El mejor camino es buscar soluciones permanentes, que den facilidades para obtener la nacionalidad o la residencia permanente. ​Pero este no es sólo un llamado para Estados Unidos, sino para toda la región. 

Otra de las decisiones que ha causado gran polémica fue la de mantener abierta la base de Guantánamo ¿Qué piensa de esta decisión?

La Comisión publicó un informe sobre Guantánamo en el que abogaba por su cierre y la importancia de garantizar el debido proceso para los prisioneros. De ese modo, nosotros no consideramos como positivo el anuncio de su continuidad y hacemos un llamado a Estados Unidos para que reconsidere esa decisión.

Puede leer: CIDH denuncia "alarmante" deterioro del orden democrático y DDHH en Venezuela

¿Ya se superó la crisis financiera de la CIDH? Usted recibió una comisión casi en bancarrota…

Sí, la Comisión pasó por un momento muy difícil hace un par de años. Lo bueno es que los Estados de la región respondieron positivamente y aprobaron una posible duplicación del presupuesto para la Comisión en los próximos tres años. No obstante, la estabilidad financiera de la CIDH sólo la podremos medir una vez concluya este período, pues aunque superada, la situación financiera sigue siendo compleja.

¿Cuál fue el papel de Colombia para ayudar a superar la crisis de la Comisión?

Colombia fue uno de los Estados que apoyó la duplicación del presupuesto y que ha respondido al llamado para realizar contribuciones voluntarias y así evitar las consecuencias más drásticas de la crisis financiera. Aprovechamos para agradecer el apoyo del Estado colombiano y esperamos que se mantenga el apoyo.

La Comisión recibe anualmente una gran cantidad de denuncias. ¿Cómo evitar que se acumulen tantas demandas y responder más eficientemente a ellas?

La Comisión trabaja en tres condiciones estructurales para tener más capacidad y eficiencia, y así dar respuestas rápidas y oportunas a las denuncias que nos lleguen. Construir una agenda, buscar condiciones financieras y organizar administrativamente su trabajo. Así que el año pasado aprobamos un nuevo plan estratégico, logramos obtener la duplicación del presupuesto y realizamos una reorganización de la estructura administrativa de la Comisión para duplicar su capacidad de entrega.

Para finalizar, el 2018 ha sido considerado como un año clave por la gran cantidad de jornadas electorales que vivirá la región. Sin embargo, cada vez más se ven campañas electorales más polarizadas y polémicas. ¿Cómo enfrentar esta situación?

Lo que llama nuestra atención es que la región está muy polarizada y el debate de los derechos humanos está en el centro de los debates electorales. Por esto, a veces por cuestiones electorales, los políticos asumen discursos antiderechos, que se ven en los discursos del odio y la discriminación. Nuestro mensaje para la región es que todos mantengan su compromiso en la defensa de los derechos humanos y que esa sea una plataforma de trabajo para todas las candidaturas.