Héctor Rodríguez: chavista que se quedó con la gobernación de Henrique Capriles

Desde hace casi 10 años, el oficialismo no ocupaba la casa de gobierno del Estado de Miranda. Su nuevo ocupante tiene 34 años.

AFP

A las orillas del río Orinoco, el fallecido dirigente de Venezuela hizo el anunció que le cambió la vida a Héctor Rodríguez. Era agosto de 2008 y hasta entonces, Rodríguez se había dedicado de lleno a hacer política desde el movimiento estudiantil. Chávez le dijo que con él llegaba “la carga de la juventud” y así, con 24 años, fue designado ministro del Poder Popular para el Despacho de la presidencia.

El domingo pasado, diez años después de su primer nombramiento en un cargo ministerial y con un 52% de los votos, Héctor Rodríguez, un joven de 34 años logró hacer lo que Chávez soñó en vida y jamás pudo alcanzar: le quitó de las manos la gobernación del Estado de Miranda a Enrique Capriles, una de las figuras más fuertes de la oposición venezolana y que incluso, en abril de 2013,  llegó a disputarle la presidencia a Nicolás Mauduro quien, al final de la contienda, se quedó con el cargo por un margen de apenas 1,4% de los votos.

(Lea también: Oficialismo gana 17 gobernaciones en Venezuela, frente a cinco de la oposición)

Antes de llegar a la gobernación de Miranda, Héctor Rodríguez pasó por los ministerios de Deporte, Educación y Juventud, con lo que se convirtió en una de las figuras más relevantes y con más experiencia del chavismo.  También fue ganando importancia por sus frecuentes ataques a la Asamblea Nacional de mayoría opositora que quedó electa diciembre de 2016.

Justo después de la juramentación de los parlamentarios, Héctor Rodríguez que en ese entonces era el jefe de la bancada oficialista, salió derecho al Tribunal Supremo de Justicia para pedir la nulidad del nombramiento de los Parlamentarios.

Otros lo recuerdan porque ese mismo año, también hizo todo lo posible por ponerle zancadilla al a la recolección de firmas con las que se buscaba convocar un referendo revocatorio para preguntarle a los venezolanos si querían que Maduro siguiera en el poder.

Ahora, Héctor Rodriguez, el joven prodigio del chavismo, llevó su trabajo diligente a otro nivel y cumplió un sueño que el oficialismo llevaba aplazando desde 2008.

(Le puede interesar: Elecciones en Venezuela: ¿Tenía razón María Corina Machado?)

El mismo año en que Rodríguez se convirtió en ministro por primera vez, a la Casa Amarilla, que es como se conoce a la casa de gobierno del Estado de Miranda, llegó Henrique Capriles que convirtió su puesto en uno de los fortines más fuertes de la oposición.

Que el chavismo ganara en Miranda parecía imposible, pero Rodríguez lo logró este domingo, aunque no estuvo del todo solo en sus esfuerzos.

Antes de que eso pasara, el oficialismo se las había arreglado para sacar del camino a Henrique Capriles.

En abril de este año, el contralor Manuel Galindo le prohibió a Capriles ejercer cualquier tipo de cargos públicos por los próximos 15 años. Los cargos que enfrenta van desde recibir donaciones irregulares por parte de las embajadas de Polonia y Reino Unido, hasta invertir dinero público en publicidad televisiva o en servicios funerarios no especificados.

Maduro celebró la victoria de su copartidario en Miranda y las ganas de gobernar de Héctor Rodríguez se hicieron ver de inmediato. Rodríguez anunció que su toma de posesión sería Yare, donde obtuvo la mayor cantidad de votos y, este mismo viernes, se reunirá con los 21 alcaldes de Miranda en su despacho.