Hilary o Trump: ¿a quién le ha salido más cara trama rusa?

Durante la campaña, los demócratas pagaron por investigar una posible conspiración entre Trump y el gobierno ruso. El presidente y el partido republicano han invertido millones en servicios legales para los presuntos implicados.

AFP

Las investigaciones contra el presidente Trump por sus nexos con el gobierno ruso tuvieron un giro inesperado. Según el Washington Post las pesquisas contra el presidente tienen como base un dossier financiado por la campaña de Hilary Clinton.

En abril de 2016, el abogado Marc Elias, que trabajaba para la campaña de Clinton y el Comité Nacional del partido Demócrata, contrató a la firma Fusion GPS para examinar los enlaces de Trump con el gobierno Rusia. Según el informe publicado por el Post,  Elias pagó por los servicios de la firma investigadora hasta solo unos días antes de las elecciones de noviembre de 2016.

(Le puede interesar: Hombre acusa de "traidor" a Trump mientras le lanza banderas rusas)

Las revelaciones pueden convertirse en un caballito de batalla para los miembros del partido Republicano que insisten en que las acusaciones contra Trump tienen fundamentos políticos. Incluso resultan convenientes para el mismo Trump quien ha llegado a describir las pesquisas “un asunto falso”.

Antes de ser financiada por el partido republicano, las investigaciones privadas que adelantaba Fusion GPS recibieron fondos de uno de los rivales del presidente en las primarias del partido Republicano. La identidad de ese adversario no se ha dado a conocer.

Como fruto de esa investigación, realizada por un ex agente del servicio secreto británico, Christopher Steel, se elaboró un informe de 35 páginas.

Las investigaciones que adelanta el Congreso estadounidense para determinar los lazos de Trump con el gobierno ruso durante la campaña, al parecer, tendrían como base el documento realizado por Steel.

"Los trabajadores de la empresa involucrados con el desacreditado y falso dossier se rehúsan a contestar. ¿Quién pagó por ello, Rusia, el FBI o los Demócratas (o todos)?", escribió el presidente en su cuenta de Twitter días antes de que se conocieran las revelaciones.

-Trump no para de gastar-

Si sus adversarios han usado dinero para financiar investigaciones privadas en su contra, Trump no se ha quedado atrás en usar su músculo económico para blindarse del daño que le puede provocar la investigación por sus vínculos con Rusia, o al menos para intentarlo.

Según el portal POLITICO, varios oficiales de la Casa Blanca confirmaron que el presidente Donald Trump habría destinado 430.000 dólares de su propio bolsillo para pagar la defensa de los colaboradores de su campaña que podrían terminar salpicados por la trama rusa.

(Lea también: Hillary Clinton habría pagado para investigar lazos de Trump con Rusia)

Desde el verano, los ayudantes del presidente se habrían sentado a trabajar con la Oficina de Ética del Gobierno y con abogados privados con el fin de determinar los pormenores de la donación.

Al financiar la defensa de sus ayudantes Trump entra en terreno complicado. Por un lado, está el hecho de que sus empelados podrían llegar a ser testigos en contra del presidente en medio de un juicio en su contra. Si el presidente pagó servicios legales para sacarlos de apuros, ellos llegarían al juicio debiéndole un favor.  Por otro lado, el pago de servicios legales a sus posibles testigos en una causa en su contra podría entenderse como un intento de obstruir la labor de la justicia, un crimen frente al cual Trump ya levantó sospechas cuando decidió despedir al director del FBI, James Comey.

Las donaciones que ofrece Trump son poco en comparación a lo que el partido Republicano ha tenido que gastar en abogados el primer trimestre de 2017. Según el Comité Nacional del partido, más de dos millones de dólares habrían salido de sus arcas para pagar a juristas y firmas de abogados para los miembros de la familia Trump investigados por su actuación en la campaña.