Hombre quiso librar a presidente Michel Temer de maleficio "vudú"

Un hombre identificado como "pai de santo" irrumpió este martes en un acto oficial del presidente brasileño Michel Temer para librarlo de un maleficio "vudú", según afirmó.

El presidente, que se aprestaba a hablar ante la convención nacional del partido Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), reaccionó con buen humor cuando el hombre irrumpió en el escenario.AFP

Sacudiendo un ramo de hojas verdes alrededor del mandatario durante un acto público del partido oficialista, el supuesto sacerdote del culto candomblé aseguró estar "curando" a Temer de una brujería que le habría provocado sus recientes trastornos de salud.

El presidente, que se aprestaba a hablar ante la convención nacional del partido Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), reaccionó con buen humor cuando el hombre irrumpió en el escenario: le estrechó la mano e inclusive levantó los brazos brevemente para que éste pudiera realizar el "pase" purificador con el ramillete alrededor de su cuerpo.

"Hicieron un trabajo de vudú contra el presidente Temer. Por eso estuvo enfermo", afirmó tras el evento este supuesto líder religioso, a quien los medios locales identifican como Pai Uzêda. 

"Jugaron duro contra el presidente. El trabajo fue hecho contra el doctor Michel (Temer) para que muera", añadió. 

Uzeda asegura haber sido contratado por la familia presidencial para "purificar" la oficina y la residencia oficial de energías negativas. 

La asesoría de prensa del Palacio de Planalto desmintió, sin embargo, esta información y aseguró que el supuesto "pai" no tiene ningún vínculo con Temer ni con su familia. Y añadió que el mandatario fue sorprendido por el religioso, quien simplemente "apareció en la convención y se subió al escenario". 

Desde octubre, Temer pasó por tres cirugías: una angioplastia triple para desobstruir vías coronarias, una operación de próstata y una desobstrucción de la uretra (estas dos últimas relacionadas con un problema urinario). 

Estas intervenciones, calificadas como "de pequeño porte" por sus médicos, le llevaron a suspender en dos ocasiones la recepción oficial en Brasilia del presidente de Bolivia y a postergar una gira por el sudeste asiático que realizaría a principios de enero.