Llegó el día: hoy será la rifa del avión presidencial de México

Noticias destacadas de El Mundo

Desde que llegó a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que vendería el avión presidencial por ser un gasto innecesario. No consiguió clientes y entonces decidió rifarlo entre los mexicanos, a quienes entregará el valor de la aeronave en efectivo. A las 4 de la tarde será el sorteo.

Este martes 15 de septiembre, a las cuatro de la tarde, el presidente Andrés Manuel López Obrador, cumplirá con una promesa de campaña: rifar el avión presidencial, según él, “símbolo de derroche y lujo". La aeronave, un Boeing 787, valorada en 130 millones de dólares por la ONU, tiene capacidad para 80 pasajeros, internet de alta velocidad, cuatro secciones, una oficina, una recámara tamaño “king”, regadera, sala de juntas y área VIP.

Ver más: AMLO anunció rifa de avión presidencial

Bautizado cono José María Morelos y Pavón, el avión de la Fuerza Aérea mexicana fue comprado por el Gobierno de Felipe Calderón (2006-20012) por US$ 218 millones, hoy su valor es mucho menor y a pesar de eso, AMLO no consiguió cliente para el producto, por lo que en febrero anunció que lo rifaría con la Lotería Nacional.

Pero como la ley prohíbe rifar o donar bienes públicos, López Obrador, tuvo que cambiar el proyecto y anunció que rifaría el equivalente al precio de la aeronave este 15 de septiembre en un sorteo que repartirá 100 premios de 20 millones de pesos cada uno (950.000 dólares), lo que representa dos tercios de lo que se espera recaudar con la venta de todos los boletos.

Una foto del avión está impresa en los billetes de la lotería, junto con la leyenda de que lo recaudado será para equipar a hospitales que atienden a “gente pobre”.

¿Cómo es la rifa?

Cada billete o “cachito de lotería” cuesta 500 pesos (23 dólares). Pero el entusiasmo por la rifa ha estado dividido. Hasta ahora solo se han vendido 4 millones 179.000 billetes, el 69,65 % del total, lo que representa ingresos por 2.089,5 millones de pesos (más de 198 millones de dólares), reconoció este lunes Ernesto Prieto, director de la Lotería Nacional.

Ver más: Estos son los aviones presidenciales más polémicos del mundo

“Muchos de esos expendios se quedaron con billetes ya a su cargo para venderlos y nosotros, también los billeteros de la Ciudad de México, tienen billetes para estar vendiendo el día de hoy hasta las 2 de la tarde”, comentó Prieto en la rueda de prensa matutina de Palacio Nacional.

Uno de esos vendedores es Jesús Daniel Martínez, quien percibe bajas ventas a pesar de los paseantes que se fotografían frente a la Lotería con el boleto del mediático sorteo que López Obrador anunció en enero.

“Hay lugares donde está muerta la venta, no hay nada, yo vendo los domingos en la Calzada del Hueso y allá nada más se vendieron como 18 cachitos. Hay lugares donde se está vendiendo bien y hay lugares donde no hay mucha venta. Al final de cuentas es un sorteo más”, relata el billetero.

“Que se sigan comprando los boletos (...). Si yo me saco el premio, pues lo voy a donar”, prometió el presidente mexicano.

Uso político

El monto obtenido hasta ahora por la venta de boletos alcanza para cubrir los premios. López Obrador anticipó que los billetes sobrantes podrían ser regalados a hospitales públicos, prioritarios en medio de la pandemia de COVID-19.

Ver más: ¿Por qué el avión presidencial mexicano es un encarte para AMLO?

A la espera de las cifras finales de ventas, analistas consideran que el gobierno podría salir perdiendo y que el presidente insiste en vincular la rifa con el jet para sacar réditos políticos.

“Con el avión, una vez más López Obrador explota el uso de los símbolos para tener una rentabilidad política. Lo que le importa es decir ‘vean los lujos y privilegios de antes y en cambio yo soy austero’”, comentó a la AFP José Antonio Crespo, historiador y analista político.

Pero la rifa despierta críticas de opositores, quienes acusan al presidente de montar un espectáculo tras fracasar en la venta de la aeronave.

Ver más: Según AMLO hay dos potenciales compradores del avión presidencial

La polémica arreció este fin de semana, cuando el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) distribuyó billetes a 951 hospitales públicos aunque lo recaudado se destinará justamente a comprar equipos médicos.

Aun así, hay ciudadanos que piden unidad, como Víctor Estéves, quien compró un total de 12 boletos.

“Ese es el problema, si no quieren comprar que no compren, pero también que no estén metiendo tanta bulla, cada quien se gasta su dinero donde quiere”, argumenta.

Comparte en redes: