Huir embarazada, la historia de Fouzia

Aproximadamente el 40% de los embarazos a nivel mundial no son planeados, sin embargo, cuando la embarazada es una desplazada el riesgo se multiplica. Esta es la historia de una de las mujeres que llegó a Grecia huyendo del conflicto interno en su país.

Aproximadamente el 40% de los embarazos a nivel mundial no son planeados; en términos de planeación las mujeres desplazadas corren más riesgos.  Para aquellas que ya estaban tomando anticonceptivos, escapar precipitadamente y emprender un viaje prolongado facilita que las pastillas (de toma diaria) se acaben o se pierdan, o que la inyección de acción más prolongada, expire. Sin embargo, las mujeres y sus parejas pueden estar confiando en esta protección.


Incluso hay muchas mujeres embarazadas, que deciden viajar de todos modos, y que acaban por tener a sus hijos dentro de los campamentos o cuya salud corre peligro por el agotamiento y las situaciones a las que se enfrentan en el camino.

En septiembre de 2016, Médicos Sin Fronteras (MSF) abrió un Centro Diurno de Atención diaria en Atenas, Grecia, para proporcionar servicios de salud a personas desplazadas que están en tránsito o asentadas en Atenas. El centro se enfoca en garantizar el acceso continuo a la atención médica. Allí llegan cientos de mujeres de Siria, Irán, Jordania o Turquía.

*Con información de Médicos Sin Fronteras