EL FÚTBOL, LA UNIÓN DE TODAS LAS RAZAS

Inglaterra: ¿racismo camuflado?

En un ambiente antimigratorio, ¿es una coincidencia que el jugador más criticado, Raheem Sterling, haya nacido en Jamaica?

Ilustración Tania Bernal

La historia de la selección de Inglaterra y los futbolistas negros comenzó casi cien años después de su fundación en 1868. El equipo inglés es uno de las más antiguos del mundo, pero sólo hasta 1978 tuvo en sus filas a un futbolista negro. Ese año debutó con los tres leones el jugador del Nottingham Forest, Viv Anderson, figura del equipo que consiguió todo en Inglaterra.

Cuatro años más tarde, Cyrille Regis, un vanguardista de los futbolistas negros en Inglaterra, conocido por su resistencia ante los hinchas racistas de los años 70 y 80, se convirtió en el tercero. Pero antes de que comenzara el partido de su debut contra Irlanda del Norte, Regis recibió un paquete en el que supuestamente había “una carta de un fan”. ¿Qué había dentro? Una bala. Una amenaza.

Le puede interesar: Francia: la difícil tarea de construir identidad

Han pasado muchos años desde aquel episodio y sin duda, desde entonces, las medidas frente al racismo han progresado, pero todavía hay aspectos preocupantes en el mundo futbolero en Inglaterra.

En la temporada que siguió al referéndum del Brexit en 2016 —y la retórica antimigratoria asociada con la campaña para salir de la UE— la organización Kick it Out notó una subida del 16,7 % en los incidentes de racismo reportados. Un problema que no se le escapó al técnico de la selección de Inglaterra. Cuando la prensa británica le preguntó a Gareth Southgate sobre el racismo en Rusia, Southgate respondió que Inglaterra debe combatir su racismo antes de acusar al país anfitrión.

En la actualidad, el maltrato en contra de los migrantes residentes en el Reino Unido por parte del Partido Conservador ha salido a la luz con el escándalo de la “generación Windrush”. Uno de los países más relevantes en este escándalo es Jamaica, en donde nació una de las estrellas de la selección de Inglaterra: Raheem Sterling.

El extremo del Manchester City nació en la capital jamaiquina de Kingston en 1994 y llegó a Londres con su madre a la edad de cinco años. Tras debutar con el Liverpool en la Premier League, pasó al equipo celeste en 2015. Sin embargo, fue la pasada temporada en la que Sterling brilló, pues marcó 23 goles, una cifra impresionante que lo confirmó como una de las figuras de su equipo.

A pesar de su talento indiscutible, el extremo ha sido víctima de fuertes críticas por parte del público inglés. Tras el primer partido de la Eurocopa de 2016, en el que Inglaterra empató con Rusia, Sterling se llamó a sí mismo “el odiado” en su cuenta de Instagram. Este comentario vino en respuesta a la indignación de muchos de sus seguidores en las redes por un percibido bajo rendimiento en ese partido.

Puede leer: Alemania: ¿quién defiende los valores del país?

Días después de la derrota contra Islandia, considerado un fracaso humillante para la selección de Inglaterra, el tabloide “The Sun” publicó un artículo titulado “La vida del futbolista idiota, Raheem Sterling”. El artículo lo criticó por haber publicado fotos de una casa extravagante después de la derrota, aunque la casa era, de hecho, un regalo para su madre. No obstante, ese fue sólo uno de los varios artículos que la prensa sensacionalista en Reino Unido ha publicado criticando su estilo de vida.

Pero incluso luego de su mejor temporada en Inglaterra, Sterling volvió a ser portada de nuevo, a sólo semanas de que arranque el Mundial de 2018. El extremo de los Citizens fue el tema del día, esta vez por un tatuaje de un rifle M16 en su pierna derecha. Los medios británicos no dudaron en cuestionar su “esnobismo mezquino”, como lo calificó “The Guardian”, incluso con sugerencias de que el atacante no debía ser convocado al Mundial.

Pero más tarde, Sterling aclaró el verdadero significado del tatuaje: “Cuando tenía dos años, mi padre fue asesinado a tiros. Desde ese momento me prometí nunca tocar un arma. Aparte, con esa pierna disparo y hago los goles. Por eso tiene un significado profundo”. De hecho, el exjugador inglés y actual presentador de televisión, Gary Lineker, salió en defensa de Sterling y dijo que: “Es un jugador maravilloso con una ética laboral fantástica. Esta persecución es asquerosa”.

Meses antes de este último episodio, en diciembre de 2017, el delantero de 23 años fue víctima de algo mucho más preocupante que los insultos de los tabloides británicos. Horas antes de que comenzara un partido contra el Tottenham Hotspur en la Premier League, fue atacado y abusado racialmente por un hincha del Manchester United en un parqueadero. Pero a pesar de ser víctima de un ataque tan grave el mismo día, el futbolista fue la estrella del encuentro en el que marcó dos goles en una victoria del City, algo que fue visto como un ejemplo de su fuerza de voluntad.