El silencio del Big Ben, en Londres, tardaría cuatro años

Los londinenses deberán acostumbrarse a vivir sin las campanadas del Big Ben, que esta semana dejó de sonar para someterse a obras de restauración que tardarán cuatro años, aunque el malestar de la población puede acortar los plazos.