Irán denuncia que EEUU es "adicto" a las sanciones

Según el jefe de relaciones exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, las numerosas impuestas por el gobierno estadounidense les impiden cumplir con sus obligaciones. Esta semana entrarán en vigor las medidas dictadas por el presidente Donald Trump a Teherán luego de abandonar el acuerdo nuclear de 2015.

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, sostiene un memorándum presidencial de seguridad nacional sobre el acuerdo de Irán en el que anunció el retiro del acuerdo nuclear con ese país.EFE

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, denunció hoy que Estados Unidos es "adicto" a las sanciones, una semana antes de que entren en vigor las medidas punitivas de Washington contra Teherán. 

"La historia de las relaciones exteriores de EEUU muestra que este país ha impuesto la mayoría de las sanciones contra el mayor número de países", dijo Zarif en una reunión con embajadores y diplomáticos iraníes.

El presidente estadounidense, Donald Trump, decidió el pasado mayo retirar unilateralmente a EEUU del acuerdo nuclear de 2015 y volver a imponer sanciones a Teherán, que entran en vigor en agosto y noviembre de 2018. Lea también: Las consecuencias de la salida de Estados Unidos del pacto con Irán

"Los estadounidenses son adictos a las sanciones, y la adicción les ha impedido, incluso durante el mandato de (el anterior presidente estadounidense Barack) Obama, cumplir con sus obligaciones", afirmó Zarif, citado por la agencia oficial iraní, IRNA.

Antes de la llegada de Trump a la Presidencia, en enero de 2017, las autoridades iraníes ya criticaban que las sanciones estadounidenses que seguían en vigor dificultaban el desarrollo de la economía iraní, principalmente por los obstáculos en las relaciones bancarias.

El pacto nuclear de 2015, firmado entre Irán y el llamado Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania), limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Irán negocia ahora con el resto de firmantes para garantizar que sus beneficios derivados del acuerdo se mantengan pese a la salida de EEUU, ya que las sanciones estadounidenses son extraterritoriales y afectan también a empresas y bancos de terceros países. Le puede interesar: El petróleo se disparó por sanciones de EE. UU. a Irán

Al respecto, el jefe de la diplomacia iraní apuntó que "Europa debe decidir si persigue sus propios intereses o los de Estados Unidos y del presidente Trump".

Zarif opinó que en la actualidad EEUU está "aislado" y que tiene que usar "presión política" para evitar que otros países hagan negocios con Irán.

"Si Dios quiere, podemos mejorar la situación día a día ya que el mundo nos apoya y deberíamos aprovechar esta oportunidad", agregó el ministro, quien abogó por aumentar la producción nacional y las exportaciones no petroleras, entre otras medidas.

El sector energético, blanco de sanciones a partir de noviembre, es clave para la economía de Irán, que ha exigido para permanecer en el pacto nuclear continuar con sus exportaciones de crudo y gas.