Irlanda del Norte intenta formar gobierno (suspendido desde 2017) para salvar proceso de paz

La reanudación del diálogo entre unionistas y nacionalistas, 14 meses después del fracaso de las últimas negociaciones, tiene lugar tras la muerte de la periodista Lyra McKee, que falleció el jueves santo al recibir un disparo de un miembro del grupo republicano Nuevo IRA, que rechaza los acuerdos de paz firmados en 1998.

La primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, asistieron al funeral de la periodista Lyra McKee, asesinada por miembros del grupo Nuevo IRA.AFP

Representantes de los gobiernos de Irlanda y el Reino Unido deben anunciar el viernes, según medios de ambos países, un intento de reanudar las discusiones para formar un nuevo ejecutivo en Irlanda del Norte, provincia británica sin gobierno regional desde 2017.

La ministra británica de Irlanda del Norte, Karen Bradley, y el ministro irlandés de Relaciones Exteriores, Simon Coveney, darán una rueda de prensa conjunta por la tarde en Belfast, según la televisión irlandesa RTE y la agencia británica Press Association.

(Le recomendamos: ¿Hay un nuevo grupo terrorista en Irlanda del Norte?)

Esta reanudación del diálogo, 14 meses después del fracaso de las últimas negociaciones, tiene lugar tras la muerte de la periodista Lyra McKee, que falleció el 18 de abril al recibir un disparo de un disidente del grupo republicano Nuevo IRA durante enfrentamientos con la policía en Londonderry.

Su muerte provocó conmoción tanto en Reino Unido como en la vecina República de Irlanda y recordó el sangriento conflicto entre católicos republicanos y protestantes unionistas que sacudió Irlanda del Norte durante 30 años, dejando unos 3.500 muertos.

El Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998, que puso fin al conflicto, impone que unionistas y republicanos compartan el poder en las instituciones regionales semiautónomas de la provincia británica.

(Ver más: Autoridades en Irlanda del Norte permanecen en alerta por amenazas de seguridad)

Esta está sin embargo sin ejecutivo regional desde que en enero de 2017 se rompió la coalición entre los unionistas del DUP y los nacionalistas del Sinn Féin como consecuencia de un escándalo ligado a Arlene Foster, líder del DUP y entonces primera ministra norirlandesa.

Tras la muerte de McKee se multiplicaron los llamamientos a reanudar las conversaciones para formar un nuevo gobierno en Irlanda del Norte.